Consejos de Administración de las Empresas Cotizadas

La transformación interminable

La crisis desatada por el COVID-19 está poniendo a prueba el papel de los consejos de administración de las empresas y su capacidad para dar respuesta a los retos tan disruptivos a los que se están enfrentado. Pero la pandemia también ha puesto de manifiesto que hay dos asuntos que los consejos deben repensar e impulsar de cara al futuro. Por un lado, la necesidad de abandonar el cortoplacismo, centrarse en el largo plazo y tener en cuenta a más grupos de interés -no solo a los accionistas- en la toma de decisiones, lo cual implica dar más importancia a las cuestiones relacionadas con la sostenibilidad, el medioambiente y el gobierno corporativo -los llamados criterios ESG. Y, por otro lado, integrar el propósito y los valores de sus empresas en la estrategia.

Crisis desatada por el COVID-19

La décima edición del informe Consejos de Administración de Empresas Cotizadas, elaborado por PwC a partir de entrevistas a los consejeros de las principales compañías españolas presentes en los mercados bursátiles, analiza, además los siguientes aspectos:

La renovación de los Consejos sigue siendo uno de los asuntos clave en materia de gobierno corporativo. En los últimos años, hemos asistido a la reformulación de numerosos órganos de gobierno, tanto en relación al perfil de sus miembros como a su estructura. Las compañías están configurando consejos más diversos y con profesionales preparados para abordar un escenario todavía más diverso.

Los conocimientos relacionados con la estrategia son los más valorados por los consejeros (70%). Una tendencia que se consolida tanto en España como en los países más avanzados en gobierno corporativo. Por segundo año consecutivo, los asuntos estratégicos desplazan a los financieros a la segunda posición que, a pesar de todo, siguen siendo muy relevantes para el Consejo. Se aprecia, además, un mayor interés por los consejeros con conocimientos de auditoría y gestión de riesgos, que crece más de veinte puntos, hasta el 58%. Un incremento que puede responder a las novedades legislativas tanto en materia de información financiera y a la inestabilidad de los mercados en los últimos tiempos.

La relación entre el consejo y los grupos de interés sigue cobrando importancia en un contexto marcado por la rendición de cuentas. Hoy, más que nunca, es fundamental articular mecanismos que aseguren la independencia del máximo órgano de gobierno, que garantice la transparencia en la relaciones con los stakeholders y que eviten riesgos que puedan afectar a la sostenibilidad de la compañía. Por eso, se refuerza la influencia de actores clave como los accionistas y los inversores institucionales, cuyo papel es cada día más relevante y su influencia en los consejos cada vez más patente. 

Los proxy advisors y los inversores activistas están siendo agentes del cambio en el gobierno corporativo de las empresas. El 48% de los consejeros entrevistados en nuestro informe reconocen que, gracias a su influencia, las empresas españolas están acelerando su transformación en esta materia. En este sentido, los proxy advisors y los inversores institucionales son, ahora, percibidos de una manera mucho más positiva que hace unos años.

El proceso de transformación experimentado por el gobierno corporativo de las empresas españolas incluye cambios en la composición de los consejos, pero también en los temas que se abordan, las decisiones que se toman y las prioridades que ocupan el tiempo y el esfuerzo de los consejeros.

En pocos años, se observa que los asuntos relacionados con la estrategia, la transformación digital, ESG y cultura corporativa se tornan prioritarios y pasan a ser los más relevantes para el máximo órgano de gobierno de las empresas. Las finanzas y el compliance siguen siendo temas clave, pero los consejeros ya son conscientes de que también tienen que poner el foco en los asuntos estratégicos que aseguren la sostenibilidad a medio y largo plazo.

La creciente complejidad del contexto empresarial  implica mayores dificultades para gestionar los riesgos. Por ello y porque se trata de un ámbito clave para asegurar la sostenibilidad de la compañía a medio y largo plazo, la Ley de Sociedades de Capital incide en la responsabilidad de los consejeros a la hora de supervisar las políticas y mecanismos relativos a la gestión de riesgos. Los datos de este año confirman que se trata de una materia especialmente relevante sobre la que el consejo está poniendo el foco y a la que dedica tiempo suficiente.

A la hora de supervisar los riesgos, se aprecia la consolidación de la tendencia de los consejeros a reforzar su papel en este campo. Si el año pasado el 61% de los entrevistados afirmaba que se aseguraba de que la información que llega al Consejo sobre este campo tenga la calidad y nivel de detalle adecuado, en esta edición este porcentaje sube hasta el 78%. En paralelo, también aumenta del 61% al 66% el número de los que afirman que dedican el tiempo suficiente ‘para entender los riesgos’.

Hace tiempo que el Consejo no es ajeno a la transformación digital, pero dada la complejidad de algunos aspectos, así como el hecho de que la tecnología se perciba como un campo técnico, hace que no todos los consejeros estén suficientemente involucrados en una revolución que está cambiando por completo el mundo empresarial. En los últimos años, se aprecia un creciente interés por todo lo relacionado con los riesgos tecnológicos y por el uso de nuevas tecnologías, pero como ocurre con otros asuntos relevantes, se suele ir detrás de lo aconsejable dada la velocidad de los cambios.

Nuestro estudio revela cómo ha crecido la participación del consejo en las materias relacionadas con la transformación digital, tras unos años de desconcierto por la velocidad del cambio y el carácter disruptivo de las nuevas tecnologías, y se aprecia una aproximación cada vez más estratégica. En este sentido, la principal función del consejo es la toma de decisiones en el nivel de inversión y en el gasto en nuevas tecnologías. Pero, además, se detecta una preocupación especialmente relevante por los riesgos de ciberataques. Una cuestión en la que aseguran que están involucrados, total o parcialmente, el 71% de los consejeros entrevistados.

Ramón Abella

“La crisis del Covid-19 va a ser, sin duda alguna, un punto de inflexión en el mundo de los consejos. La situación provocada por la pandemia pone de manifiesto la importancia de la gestión de los riesgos no financieros, donde los temas sociales se van a situar como una absoluta prioridad. No me cabe duda, que el protagonismo y el rol de los Consejos y sus Comisiones, en un contexto de incertidumbre económica y social como el que se nos avecina, va a ser crucial y de su propio desempeño dependerá en muchos casos una salida más rápida y exitosa hacia la recuperación”.

Ramón Abella, socio responsable de Gobierno Corporativo en PwC

Consejos de Administración de empresas cotizadas

Al incluir estos datos, reconoce haber leído la política de privacidad y que usted presta su conformidad a que procesemos los datos conforme esta Declaración.

Ramón Abella, Consejos de Administración de las Empresas Cotizadas
 

Ramón Abella
Consejos de Administración de las Empresas Cotizadas
Email
Linkedin de Ramón Abella

Hide