Los riesgos asociados al cambio climático podrían generar primas por valor de 183.000 millones de dólares en 2040

La industria del seguro se enfrenta a retos derivados de una creciente falta de confianza en las instituciones financieras; la erosión de las clases medias como consecuencia de la pandemia; una mayor demanda de las cuestiones ESG; y la necesidad de acelerar la digitalización con nuevos canales de distribución. Estos factores están derivando en un ensanchamiento de la brecha entre los riesgos potenciales en el mundo y los que finalmente se aseguran. Un gap asegurador que podría situarse en los 1,86 billones de dólares en 2025.

Madrid, 15 de junio de 2022. Los riesgos asociados al cambio climático podrían llegar a generar primas para el sector asegurador por valor de 183.000 millones de dólares, en todo el mundo, en 2040. Esta es una de las principales conclusiones del informe Insurance 2025 and beyond, elaborado por PwC y que recoge las principales tendencias que van a marcar el futuro de la industria aseguradora en los próximos años. La mayor parte de esta cantidad se correspondería con seguros relacionados con la protección de los hogares y las propiedades contra distintas catástrofes naturales como las inundaciones, los terremotos y los eventos meteorológicos extremos, como tormentas o incendios, entre otros.

La brecha entre los riesgos globales y los asegurados seguirá ampliándose

El documento pone sobre la mesa la gran oportunidad que para la industria del seguro pueden suponer las cuestiones medioambientales, sociales y de gobierno (ESG, por sus siglas en inglés), en especial las relacionadas con el cambio climático. Sin embargo, reconoce que, para aprovecharla, las compañías de seguros tienen todavía mucho camino por recorrer; por ejemplo, a la hora de integrar los riesgos climáticos en sus carteras de productos, de crear seguros específicos o de rediseñar sus modelos internos de riesgos y de precios.

El informe revela, además de la sostenibilidad y del cambio climático, otras cuatro grandes tendencias que van a determinar el futuro del sector en los próximos años y que desgranamos a continuación:

  • La caída de la confianza y el efecto en los seguros. El descenso de la confianza de los ciudadanos en las entidades financieras y en las aseguradoras combinada con la pobre educación financiera de la población; el incremento de las desigualdades como consecuencia de la pandemia; y la erosión de las clases media está provocando que, desde el año 2000, la diferencia entre los riesgos potenciales que existen en el mundo y las primas de seguros que, efectivamente, se suscriben para cubrirlos se esté ampliando drásticamente, hasta alcanzar los 1,4 billones de dólares en 2020 (ver gráfico). Una cifra que, según las estimaciones incluidas en el estudio, podría aumentar hasta los 1,86 billones de dólares en 2025 (+6,1%), siendo la región de Asia-Pacífico la que aglutine más de la mitad de los riesgos no asegurados del planeta.
  • Los cambios en las preferencias de los consumidores y los nuevos canales de distribución. Los consumidores, hoy en día, no buscan solo protegerse de las pérdidas económicas, quieren soluciones y seguros personalizados para poder acometer su día a día, ya sea a la hora de comprarse un vehículo, de jubilarse o de emprender un negocio. En este contexto, la rápida evolución de las plataformas digitales y del comercio electrónico está obligando a las aseguradoras a apostar por nuevos canales de distribución más allá de los tradicionales. Por ejemplo, según una encuesta realizada por PwC entre compañías de seguros de EE.UU. y del Reino Unido, el 27% ya distribuye sus productos a través de colectivos y grupos relacionados con la economía digital o la gig economy -y el 35% está considerando hacerlo-; el 19% lo hace a través de compañías de servicios, como eléctricas, telefónicas o de viajes; y el 15% con grandes retailer (como, por ejemplo, Amazon) y organizaciones relacionadas con el mundo de la salud y del bienestar.
El boom de las tecnologías emergentes seguirá creciendo
  • El aumento de la digitalización y el impacto de la Inteligencia Artificial. A medida que la innovación digital avanza a pasos agigantados, el sector asegurador está viendo cómo el abanico de posibles riesgos se está reconfigurando. Una situación que va a seguir acelerándose en los próximos años cuando la conducción autónoma, las fábricas totalmente robotizadas, los criptoactivos y los tokens no fungibles (NFT, por sus siglas en inglés) formen ya parte de nuestra vida diaria. Según Naciones Unidas, entre 2018 y 2025, el mercado de las tecnologías emergentes se habrá multiplicado por nueve, con el Internet de la Cosas, el Big Data, los paneles solares, la robótica y la Inteligencia Artificial llevándose la mayor parte del protagonismo.  
  • Más colaboración, más alianzas y más competencia. Para ser capaces de cumplir con lo que piden los consumidores, las compañías de seguros deberán llevar sus alianzas estratégicas y su capacidad para colaborar mucho más allá de lo que hecho tradicionalmente. Los modelos de negocios de éxito van a exigir la colaboración con competidores, con compañías emergentes -como las llamadas insurtechs-, con grandes tecnológicas y con empresas de otros sectores, entre otras. Un fenómeno que irá acompañado de una intensificación de la competencia y de un intento permanente, por parte de los nuevos entrantes, de transformar el sector. Una buena prueba de ello es que en 2021 la inversión de los fondos de venture capital en insurtechs superó los 10.000 millones de dólares.
Pedro Díaz-Leante, socio responsable de Seguros en PwC España

“Tras haber superado con éxito un periodo de pandemia de dos años, ahora es el momento en el que la industria aseguradora debe definir una agenda estratégica que transforme los retos del entorno en oportunidades de crecimiento rentable. Para ello, en nuestra opinión, el asegurador del futuro debe exceder el prevalente concepto de protección para convertirse en un proveedor de confianza. Una nueva agenda estratégica que debe apoyarse en un proceso de digitalización, orientado a proporcionar soluciones de valor añadido para los clientes (más allá de la búsqueda de la eficiencia) desde nuevos ecosistemas, alianzas y modelos de relación con una estrategia ESG integrada en la cultura y valores de la organización. Todo ello cimentado por el mejor talento humano que debe ser captado, retenido y desarrollado en un entorno de nueva normalidad, que asegure la óptima ejecución de la transformación de la industria con el mayor éxito”.

Pedro Díaz-Leante, socio responsable de Seguros en PwC España

Contacto

Fernando Natera, head of External Communication
es_pwcprensa@pwc.com

+34 915 684 493
+34 915 684 340

Síguenos en

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Linkedin Síguenos en YouTube Síguenos en Instagram