Claves estratégicas para una España 5.0

Hacia una economía más competitiva y sostenible en 2030

El estudio, elaborado por PwC con el patrocinio de Siemens, tiene como objetivo establecer una hoja de ruta que permita transformar nuestra economía y alcanzar la llamada España 5.0: una país más sostenible, centrado en las personas, basado en una industria más digital y competitiva, y apoyado en el desarrollo de infraestructuras más inteligentes y eficientes.

El poco peso relativo de la industria en la economía española, junto con la atomización de las empresas, la escasa oferta de profesionales STEM y una baja cultura de la movilidad compartida, se constituyen como algunas de las principales debilidades de España para afrontar este reto. Y los fondos europeos suponen una oportunidad única para financiar y ejecutar las inversiones necesarias para materializar, en el corto plazo, la España 5.0

La puesta en marcha de este conjunto de iniciativas tendría un notable efecto económico y social. De acuerdo con las estimaciones incluidas en el informe, el impacto de la digitalización en la industria y en las infraestructuras podría representar el 0,11% del PIB español en 2025 y el 0,36% en 2030, alrededor de 1.300 y 4.500 millones de euros, respectivamente, y aumentaría la participación de la industria del 16% actual a casi el 18% de la renta nacional a finales de la próxima década. De este impacto, más del 70% corresponde a las infraestructuras inteligentes. Estas son algunas de las líneas de actuación que se resaltan en el documento:

Digitalización de la industria

La transformación digital de la industria permitirá aumentar su eficiencia y competitividadinternacional, contribuyendo al crecimiento económico del país y la creación de puestos detrabajo de mayor valor añadido. 

La consolidación de una industria digital permitirá a España ser más competitiva en los mercados internacionales; tener una mayor flexibilidad, control y adaptación a los cambios en los procesos de producción mediante la monitorización y explotación de los datos; mejorar la seguridad de los trabajadores mediante los robots cooperativos, y garantizar, mediante una industria nacional sólida y actualizada, el suministro de productos esenciales en situaciones críticas, como la reciente pandemia de la COVID-19. Además, esta digitalización de la industria permitirá aumentar el peso del sector secundario en la economía española -uno de los objetivos del Plan de Recuperación europeo es la reindustrialización-, de mayor valor añadido y, por tanto, generador de puestos de trabajo más cualificados y mejor retribuidos. Esta industria digital se caracteriza también por la hiperconectividad y el intercambio de información a lo largo de toda la cadena de valor, que requerirá de la colaboración de todos los agentes –industrias, clientes, trabajadores y proveedores–, formando un ecosistema que fomente la innovación, la colaboración y la actualización constante del capital humano.

Infraestructuras inteligentes

El desarrollo de infraestructuras más inteligentes es indispensable para garantizar la sostenibilidad en todos los ámbitos, cambiando la forma en que trabajamos, producimos y consumimos. 

El desarrollo de infraestructuras inteligentes es un requisito indispensable para garantizar la eficiencia y la sostenibilidad ambiental de todos los sectores económicos, especialmente de la propia industria, el transporte, la construcción, la energía, el sector hotelero o la sanidad, por ejemplo. Estas nuevas infraestructuras abarcan desde los edificios inteligentes a las nuevas soluciones de movilidad, la electrificación de la economía o el autoconsumo doméstico, entre otros, para lo que se requiere de un cambio de paradigma energético en el que todos los agentes, incluidos los hogares, se conviertan en sujetos activos del sistema que garanticen la estabilidad de la red de forma coordinada.

Modelos de negocio colaborativos

España debe avanzar hacia nuevos modelos de negocio donde predomine la colaboración y la compartición de información a lo largo de toda la cadena de valor, generando un ecosistema donde todos sean agentes activos de la innovación.  Así, la España 5.0 necesita de un nuevo modelo de negocio donde los agentes –grandes empresas y pymes– busquen nuevos esquemas de colaboración, compartición de información y riesgos e integración de diferentes tecnologías para crear soluciones adaptadas a la industria, escalables, estandarizadas y que generen un retorno positivo, formando un ecosistema innovador.

Formación digital

El upskilling y el reskilling permitirá la formación de la fuerza de trabajo del futuro, preparada para la constante disrupción tecnológica a través de una transición justa, que no deje a nadie detrás.  

El reto de la digitalización, con tecnologías que cambian con mucha rapidez, requiere también de una constante actualización del conocimiento dentro de las empresas, especialmente entre los trabajadores, bien sea para optimizar el desempeño en sus puestos actuales -upskilling- o, más importante, para capacitarlos para las nuevas posiciones -reskilling- que constantemente se están creando. Esta capacitación contínua del personal dotará de flexibilidad a las empresas para readaptarse con facilidad ante cualquier disrupción tecnológica, hacer esta transformación más justa en términos de empleo y convertir a las personas en agentes activos de la innovación.

Hiperconectividad y ciberseguridad

La hiperconectividad obligará inevitablemente a redoblar los esfuerzos en materia de ciberseguridad, al mismo tiempo que supone una oportunidad para que España se posicione como un líder global en la industria de la seguridad.  La hiperconectividad lleva asociada inevitablemente un aumento de los riesgos relacionados con la ciberseguridad. No se puede avanzar en esta transformación si las empresas no se protegen frente al cibercrimen y el espionaje industrial y si no se puede garantizar la seguridad de las infraestructuras críticas de un país. Esta protección debe darse, además, en toda la cadena de suministro para ser efectiva, por lo que resulta esencial concienciar no solo a las grandes empresas de la importancia de la ciberseguridad, sino también a las pymes, uno de los eslabones más débiles, para formar un ecosistema de seguridad.

Descargar - Claves e inversiones estratégicas para una España 5.0

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios (*)

Al incluir estos datos, reconoce haber leído la declaración de privacidad y que usted presta su conformidad a que procesemos los datos conforme esta Declaración.

*

Socio de PwC

Jordi Esteve

Socio de PwC

Hide