La pandemia desata la transformación del inmobiliario en Europa, que mantiene el atractivo para los inversores en 2021

Informe Tendencias en el mercado inmobiliario en Europa 2021, elaborado por PwC y el ULI
  • El teletrabajo, las compras online y la digitalización, aceleradas por la pandemia, están impulsando cambios estructurales en el sector
  • La industria inmobiliaria sigue manteniendo su atractivo para los inversores, a pesar de la caída de la confianza y de la rentabilidad 
  • Berlín#1 lidera el ranking de las grandes capitales europeas más atractivas para la inversión, seguida de Londres#2 y París#3. Madrid#8 y Barcelona#13, se mantienen entre las destacadas 
  • Los sectores relacionados con la digitalización, como los centros de datos y el logístico, ganan peso junto con el residencial.

La pandemia ha transformado la forma en la que vivimos y trabajamos y está provocando cambios estructurales en el inmobiliario europeo. La aceleración de tendencias que ya se vislumbraban en años anteriores, como el teletrabajo, las compras online, y la digitalización, están golpeando el corazón de la industria hasta conformar un sector sustancialmente distinto, repleto de desafíos, pero también de oportunidades. Esta es una de las principales conclusiones del informe Tendencias en el mercado inmobiliario en Europa 2021, elaborado por PwC y el Urban Land Institute, a partir de 995 entrevistas con los principales agentes de la industria -compañías inmobiliarias, fondos, inversores institucionales y entidades financieras…-. El documento se ha presentado hoy en un acto que ha contado con la participación de Eduard Mendiluce, CEO de Anticipa y Aliseda, Jordi Argemí, deputy CEO y CFO en Neinor Homes, Marta Cladera. managing director y head en Iberia de Nuveen, y Gonzalo Ortiz, cofundador y presidente de TECTUM.

 

Confianza empresarial y perspectivas de rentabilidad del inmobiliario europeo, 2021 versus 2020 (% de respuestas)

El estudio, bajo el título Un impacto incierto, analiza los efectos desiguales que la pandemia está teniendo en el sector y desgrana el estado de ánimo y las perspectivas de sus principales actores para 2021. Un año que seguirá marcado por la evolución de la COVID-19 -la principal preocupación para el 88% de los entrevistados-, y por la capacidad de los gobiernos para combatir las sucesivas olas de contagio y desplegar las vacunas. Hasta el punto de que la epidemia ha dejado en un segundo plano otras cuestiones, hace poco muy presentes, como el Brexit o la inestabilidad política internacional.

El documento muestra una caída de la confianza en la evolución del sector y en las perspectivas de rentabilidad de los negocios: el 44% espera que el retorno de sus inversiones disminuya en 2021. La precaución es la actitud predominante en una industria que, a pesar de todo sigue siendo atractiva para la inversión y de las pocas capaces de generar rentabilidades en el actual contexto de tipos de interés cero o negativos.

El capital, abundante, pero en pausa

La liquidez seguirá abundando en el mercado -el 69% de los entrevistados espera que se mantenga así o, incluso crezca durante este año-, aunque está en modo reposo, por la pandemia. Seguimos estando ante un mercado comprador y, prueba de ello, es que al 53% de los participantes en el informe les preocupa la falta de activos prime o de calidad en los que invertir, y que el 55% se declare comprador neto en el conjunto de 2021.

El mercado inmobiliario seguirá siendo mayoritariamente comprador en 2021 (% de respuestas de los entrevistados)

El estudio, Tendencias en el mercado inmobiliario en Europa 2021, revela el fuerte impacto que han sufrido algunos segmentos de la industria -como el de oficinas, el hotelero o el retail-, que tradicionalmente, han venido conformando su columna vertebral. De la opinión de los entrevistados se concluye que estos podrían empezar a mostrar su obsolescencia, en favor de otros nuevos, muy relacionados con el desarrollo tecnológico, con el residencial, y con ámbitos, hasta ahora, poco reconocidos en el inmobiliario. Prueba de ello es que, entre los diez tipos de activos favoritos de los inversores, los relacionados con la digitalización, como los centros de datos, logísticos, o las torres de telecomunicaciones, tienen mucho protagonismo. También destaca el apetito de los inversores por el sector residencial y, especialmente, por la vivienda asequible y social (ver cuadro). 

Los cambios que se adivinan en el uso de los espacios van a provocar una carrera en la industria por reposicionar los activos inmobiliarios hacia aquellos segmentos más rentables, resilientes y flexibles, en donde la gestión es, cada vez, más importante. De hecho, el 71% de los encuestados espera incrementar el número de activos a reposicionar de un sector a otro, en los próximos cinco años.

El estudio Tendencias en el mercado inmobiliario en Europa 2021 dibuja, además, otras dos grandes tendencias que también van a marcar el sector durante los próximos años:

  • El empuje definitivo de los temas sociales, medioambientales y de gobierno en el sector. Nueve de cada diez entrevistados asegura que cuestiones como la eficiencia energética, la reducción de emisiones y el cambio climático van a ganar importancia en sus carteras de activos.
  • La mayor atención de los inversores hacia sus mercados domésticos, ante las restricciones de la movilidad y el mejor conocimiento de estos entornos más cercanos. El 40% se muestra preocupado por la desglobalización
Ranking de capitales europeas

El informe incluye, un año más, su ranking con las perspectivas de inversión en treinta y una grandes capitales europeas. Esta edición, Berlín#1 centra el foco de atención de los inversores, gracias a la estabilidad de su mercado de oficinas y el menor impacto inicial de la pandemia en la economía alemana, que sitúa a cuatro ciudades en el top ten: Fráncfort#4 Hamburgo#6 y Múnich#7. Londres#2, ocupa el segundo lugar del ranking, a pesar del Brexit, seguida de París#3, lo que demuestra el atractivo que todavía despiertan dos de los mercados más líquidos del inmobiliario europeo. El proyecto Gran París y los Juegos Olímpicos de 2024, son los grandes activos de la capital francesa. Madrid y Barcelona se sitúan en la octava y en la decimotercera posición, respectivamente.

Entre las características más citadas por los inversores a la hora de seleccionar una de estas grandes ciudades destacan, por este orden, la conectividad del transporte, la actividad económica, el tamaño y la conectividad digital.

Para Itziar Mendizabal, responsable del sector Inmobiliario en PwC, “la pandemia ha acelerado tendencias que ya veníamos viendo en el sector, como la digitalización y la construcción sostenible, y los fondos europeos son una oportunidad única para dar un paso adelante y transformar definitivamente la industria. Una ocasión que no deberíamos desaprovechar”.

Ranking de las capitales europeas preferidas por los inversores en 2021

Contacta con nosotros

Síguenos en