Unión Bancaria, un clima de cambio

Analizamos el cóctel de tendencias disruptivas que está acelerando la transformación del sector financiero

Nos guste o no, en la banca se viven tiempos interesantes. De peligros e incertidumbres sobre convulsiones y desorden, pero también de oportunidades. Para empezar, la pandemia ha desbaratado el paradigma de la crisis financiera del 2006-2013 y las autoridades europeas han articulado medidas coordinadas para permitir a las empresas y particulares recuperarse del colapso sanitario social y económico.

Unión bancaria

En consonancia con esta política acomodaticia, los bancos han debido cambiar también su forma de reaccionar. En la crisis iniciada en 2008 las entidades, ante el brusco deterioro de su cartera de créditos, tuvieron que dedicarse sobre todo a recuperar activos inmobiliarios, con los resultados por todos conocidos. En esta ocasión, sin embargo, la batería de medidas aprobada por los gobiernos y las instituciones les ha permitido acompasar los ritmos de concesión, seguimiento y recuperación a las necesidades de los clientes y gestionar con tiempo sus problemas de viabilidad, especialmente en el caso de las empresas.

Los resultados de este doble cambio de enfoque son, hasta el momento, positivos, pese a que la pandemia se ha prolongado más de lo esperado. La morosidad sigue contenida y algunas de las medidas de emergencia adoptadas por el Gobierno (como la posibilidad de que algunos deudores soliciten quitas) apenas se están aplicando. Subsisten algunas incertidumbres, relacionadas sobre todo con el fin del periodo de carencia de la mitad más débil de los préstamos avalados por el ICO, que se producirá esta primavera, pero en conjunto el impacto de la pandemia ha sido de momento menor de lo esperado. La duda es cómo las medidas de alivio acabarán afectando al propio ICO y, en definitiva, al bolsillo del contribuyente. En todo caso, las repercusiones no han sido homogéneas. Algunos sectores económicos, como el agrícola o la industria extractiva, han salido bien librados, mientras que las empresas vinculadas con el ocio (hoteles, restaurantes, transporte de pasajeros…) han quedado muy dañadas.

El desafío de la sostenibilidad

Con las secuelas de la pandemia todavía muy presentes, pero quizás ya en su recta final, otro gran cambio emerge en el horizonte cercano: el desafío de la sostenibilidad. La presión regulatoria y supervisora para que las entidades financieras adopten cuanto antes los criterios medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) es cada vez más intensa.

Ante esa ofensiva, ya no valen las teorías ni los buenos propósitos. Es la hora de tomar decisiones. El tren de la sostenibilidad ya ha salido de la estación y la única opción viable es subirse a él, aunque haya que correr por el andén para alcanzarlo.

El cisne negro de Ucrania

Al clima de cambio e incertidumbre que se vive en el sector contribuye también la invasión rusa de Ucrania. La guerra, además de la tragedia humana que supone, es un cisne negro cuya trascendencia, en este momento, es imposible de determinar. La exposición directa al conflicto de la economía española y del sistema financiero es muy limitada. Ni las relaciones comerciales ni los compromisos crediticios son, contemplados globalmente, motivo de preocupación.

El cisne negro de Ucrania

Sin embargo, el impacto indirecto de la crisis sí puede llegar a ser dañino. La amenaza de un empeoramiento de la inflación puede llegar a estrangular el crecimiento económico. No es descartable, por tanto, un incremento a medio plazo de la tasa de morosidad y del coste del crédito, sobre todo en los sectores económicos más perjudicados, como el transporte. La crisis puede también retrasar las expectativas de una subida en la zona del euro de los tipos de interés oficiales, que habría de suponer una inyección para las cuentas de resultados de las entidades financieras.

Cualquiera que sea la evolución del conflicto en Ucrania, los bancos deben controlar rigurosamente el cumplimiento de las sanciones impuestas por la Comisión Europea a Rusia y Bielorrusia, muchas de las cuales están vinculadas a las transacciones financieras. En las actuales circunstancias, el riesgo reputacional de no asegurar el cumplimiento de las sanciones es muy alto.

Otro elemento de perturbación es la irrupción en el tablero de los mercados financieros de nuevas dinámicas de negocio. Es el caso de los criptoactivos, que se están afianzando como un potencial nicho de rentabilidad para el sector, pese al recelo inicial de las entidades financieras. Ante la ausencia de reglas del juego y los consecuentes riesgos de conducta y de reputación, el mercado sigue dominado por los exchanges (plataformas online especializadas de depósito e intercambio). Sin embargo, los bancos tradicionales observan la inversión en criptoactivos con creciente interés, por sus elevados beneficios y por la demanda que detectan entre sus clientes, sobre todo entre los más jóvenes y entre los de mayor capacidad económica.

El botón de alarma del blanqueo

Otro de los ejes de cambio en el negocio bancario es la creciente importancia de los riesgos asociados al blanqueo de dinero y a la financiación del terrorismo. El blanqueo ha dejado de ser un problema vinculado al cumplimiento normativo, que es el tratamiento más común que recibe en las entidades financieras, y las autoridades europeas han apretado el botón de alarma ante la irrupción de nuevos elementos perturbadores que han elevado el listón de la amenaza, como es el caso de las monedas virtuales. En este escenario, la gestión debe ser dinámica, no reactiva, para anticiparse a los problemas.

En verdad, el sector financiero vive tiempos interesantes. Tiempos de cambio, desconcierto y dudas. Maldición o no, es lo que ha tocado, y hay que gestionar la incertidumbre con flexibilidad, espíritu de aprendizaje, liderazgo firme y conciencia de la necesidad de hacer las cosas de forma diferente. Es el momento de dejar claro que los bancos han dejado de ser parte del problema y son ya parte de la solución.

El impacto de la pandemia, una crisis no tan virulenta

Al menos de momento, el impacto del coronavirus en la banca está siendo relativamente limitado. Tras superar las moratorias de los préstamos a los hogares, que apenas han registrado impagados, falta por cruzar esta primavera el desfiladero de las Termópilas que supone el fin del periodo de carencia de casi la mitad de los préstamos avalados por el ICO, pero hasta la fecha las previsiones catastrofistas no se han cumplido. La morosidad no se ha disparado (ni en España ni en la Unión Europea) y algunas de las medidas de emergencia adoptadas por el Gobierno (como la posibilidad de que algunos deudores soliciten quitas) se han revelado innecesarias, ya que apenas se están aplicando. Además, la rentabilidad del sector se está recuperando. Persisten sin embargo algunas incertidumbres sobre el futuro a corto y medio plazo, por las dificultades que presentan los sectores económicos más dañados por el coronavirus.

El reto de la sostenibilidad. Deprisa, deprisa

Quien pensara que las finanzas sostenibles eran una moda efímera ya pueden ir cambiando de opinión. Tras el paréntesis de la pandemia del coronavirus, que hibernó algunas corrientes subyacentes en el sector, el impulso hacia la sostenibilidad se ha acelerado. El modelo de transición económica basado en los criterios medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) es más necesario que nunca, y el sector financiero se ha convertido en un instrumento decisivo para conseguir sus objetivos. Se trata de una tendencia imparable que en el caso de los bancos presenta riesgos y oportunidades que hay que gestionar adecuadamente, adaptando las decisiones de negocio a un horizonte que, según el presidente la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), José Manuel Campa, se acerca al concepto de destrucción creativa que enunció Schumpeter.

Mercados y jugadores. De criptoamenaza a criptoportunidad

Ya están aquí. Los criptoactivos, que hasta hace un par de años estaban considerados un nicho residual en el mercado financiero, se están abriendo paso a codazos entre los inversores y amenazan con cuestionar una parte significativa del negocio de los bancos. Pero la amenaza encubre al mismo tiempo una buena oportunidad de mejorar la rentabilidad. Las entidades financieras tradicionales se resisten de momento a entrar en este segmento del mercado, alegando (con razón) que se trata de un negocio muy volátil y que tiene riesgos operacionales, de blanqueo de capitales e incluso de conducta. Pero antes o después acabarán comercializando este tipo de productos, porque la criptomanía no es una novedad pasajera, sino un ejemplo más de la fuerza imparable de la digitalización en el sector financiero. La clave está en que los reguladores y supervisores hagan su trabajo, aprueben unas reglas de juego razonables y fijen unos estándares de vigilancia y seguridad que aproximen el mercado de los criptoactivos a las inversiones convencionales.

Blanqueo de capitales. Un riesgo que derriba bancos

Los supervisores llevan años señalando el blanqueo de capitales y la financiación al terrorismo (AML/CFT) como un importante riesgo potencial para las entidades financieras. Ahora, la  amenaza ha dejado de ser potencial. Se ha convertido en un peligro real que derriba bancos (dos de los seis liquidados en Europa en los últimos años lo han sido por este motivo), que impacta en la solvencia de algunas entidades y que puede llegar a poner en peligro la estabilidad del sistema financiero europeo. El fenómeno es global y tiene grandes dimensiones: un informe de las Naciones Unidas estima que cada año se blanquean 1,6 billones de dólares, es decir, un 2,7% del PIB mundial, y en Europa las transacciones sospechosas se elevan a 133.000 millones de euros, según la Comisión Europea.

Regulación y supervisión. Apretando el botón de pausa

La presión regulatoria y supervisora se mantuvo sin grandes cambios durante 2021. En los tiempos que vivimos de pandemia (o de pospandemia para los más optimistas), las autoridades mundiales han optado por levantar el pie del acelerador y hacer una pausa en su activismo normativo para que las entidades financieras puedan afrontar con una cierta tranquilidad los retos que tienen ante sí. Desde el punto de vista de los requerimientos de capital, la principal amenaza (la aplicación de los criterios de Basilea para restringir el uso de modelos internos en el cálculo de los activos ponderados por riesgo) ha quedado diluida en el tiempo y, en todo caso, tiene muy poco impacto en las entidades financieras españolas. Al mismo tiempo, las decisiones del examen supervisor se saldaron con retoques mínimos. En el horizonte se vislumbran movimientos significativos para integrar los riesgos climáticos en la estrategia de las entidades financieras, pero eso todavía tardará un tiempo en concretarse.

Contacta con nosotros

Socio responsable de la Unidad de Regulación Financiera y Riesgos de PwC España

Alberto Calles

Socio responsable de la Unidad de Regulación Financiera y Riesgos de PwC España

Síguenos en

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Linkedin Síguenos en YouTube Síguenos en Instagram