Cambiar al ritmo de la innovación

Estudio de la Profesión de Auditoría Interna 2018

 

¿Tiene tu función de auditoría interna el talento y las herramientas necesarias para ayudar a tu empresa a abordar un entorno de riesgo marcado por la irrupción de las nuevas tecnologías?

Las nuevas tecnologías están cambiando la forma de hacer negocios y creando oportunidades para las empresas en forma de nuevos productos y servicios, mercados y organizaciones. Para que la función de auditoría interna pueda continuar aportando valor es necesario que sea capaz de entender el impacto que la innovación tecnológica está teniendo en las compañías, gestionar los riesgos que comportan y poner en marcha los controles necesarios.

El informe sobre la Profesión de la Auditoría Interna 2018, elaborado por PwC, recoge la opinión de 2.500 consejeros, altos ejecutivos y profesionales de la auditoría en 92 países; además de entrevistas en profundidad con 50 directivos.

Las ocho tecnologías esenciales
Compertir en

¿De qué forma debe reaccionar el Área de Auditoría Interna ante la velocidad y el alcance del cambio tecnológico?

Existen tres aspectos diferentes en los que el área debe:

  1. Vigilar los nuevos riesgos asociados a las tecnologías emergentes y poner en marcha los controles necesarios para gestionarlos.

  2. Asesorar a la organización sobre cuál es la mejor manera de aprovechar las nuevas tecnologías para potenciar su impulso innovador y su capacidad de competir.

  3. Innovar en sus sistemas y procedimientos internos mediante el uso de nuevas tecnológicas; así como mejorar su nivel de eficiencia con el uso de herramientas de colaboración y de análisis avanzados de datos.

“La verdadera dificultad para la auditoría interna es que, si no se mantiene al día con las nuevas tecnologías, perderá su relevancia y su valor no será percibido”.

Alvin Bledsoe, presidente del Comité de Auditoría en SunCoke Energy

Fusionar talento e innovación

El estudio divide a las áreas de auditoría interna de las empresas en tres grupos: evolvers -las tecnológicamente avanzadas-, followers -algo más retrasadas- y observers -con un uso marginal de la tecnologías-. Las primeras son un ejemplo a seguir y se caracterizan, entre otras cosas, por el uso de las últimas tecnologías, las cuales aplican para el análisis y monitorización; invierten en información tecnológica o tienen la correcta mezcla de capacidades tecnológicas, operativas y financieras. (Ver gráfico).

Compartir en

Contacta con nosotros

Ramón Abella, socio de PwC

Ramón Abella
Socio responsable de Auditoría Interna de PwC
Email
Linkedin de Ramón Abella

Síguenos en