Los CEOs españoles, entre los más optimistas del mundo sobre la evolución de los negocios en 2017

Davos, Suiza –16 de enero de 2017– Los CEOs españoles se encuentran entre los más optimistas del mundo acerca de la evolución de sus negocios en 2017. La XX Encuesta Mundial de CEOs, elaborada por PwC a partir de la opinión de 1.379 máximos ejecutivos de todo el mundo, revela que el 50% de los primeros directivos españoles está “muy confiado” –un 40% adicional se declara “confiado”- en cumplir con las previsiones de crecimiento de sus compañías en los próximos doce meses. Unas expectativas muy por encima de las de sus homólogos en el resto del mundo -el 38%- y solo superadas por las todavía más halagüeñas de los CEOs de India, Brasil y Rumanía –ver gráfico abajo-.

Si ponemos el foco en la zona euro, los CEOs españoles son, con diferencia, los que esperan un mejor comportamiento de sus empresas en los próximos doce meses, por delante de los británicos (41%), alemanes (31%) o italianos (38%), entre otros. Las buenas expectativas de los CEOs españoles se trasladan también a la creación de empleo: el 50% tiene previsto aumentar su plantilla y solo el 10% espera reducirla. El informe ha sido presentado hoy en el Foro Económico Mundial de Davos. 

Porcentaje de CEOs muy confiados en el aumento de los ingresos de sus empresas en los próximos años
Compartir en
Porcentaje de los CEOs que creen que la economía mundial mejorará en 2017
Compartir en

Las respuestas de los directivos dejan claro que los riesgos para la economía y las empresas españolas vienen de fuera. El optimismo de los primeros ejecutivos españoles sobre la marcha de sus compañías se torna en escepticismo cuando se les pregunta sobre la evolución de la coyuntura económica internacional. El 60% asegura que la actual situación de debilidad e incertidumbre se mantendrá durante los próximos doce meses y solo un 20% cree que mejorará –ver gráfico-. Una opinión más negativa que la del resto de CEOs mundiales encuestados cuya confianza en la mejora de la economía global ha aumentado ligeramente respecto al año pasado   -del 27% al 29%-.

“las optimistas expectativas de los CEOs españoles tienen que ver con el fin de la incertidumbre política en nuestro país, que va a tener un buen reflejo en términos de crecimiento y creación de empleo en 2017. Los riesgos para nuestra economía vienen, principalmente, del entorno macro internacional, de factores como la debilidad de la recuperación en la UE, el deterioro de las expectativas en EEUU o la menor entidad de la alianza EEUU-EU”

Gonzalo Sánchez, presidente de PwC en España

Pero, ¿cómo será y de dónde vendrá el tirón de las empresas españolas en 2017? Los CEOs españoles esperan que el crecimiento y el incremento de la rentabilidad de sus compañías sea, fundamentalmente, orgánico –según el 83%- y como consecuencia de políticas de reducción de costes –según el 53%-. Y están priorizando sus inversiones en innovación y en capacidades digitales.

En cuanto a los destinos donde ven mayores oportunidades de negocio, Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, México son, por ese orden, los mercados más atractivos para los directivos españoles. Destaca, respecto al año pasado, que tanto China como Brasil han perdido interés.  Para los CEOs mundiales, EEUU, China, Alemania y Reino Unido permanecen inalterables como zonas geográficas de mayor potencial de crecimiento, mientras que el entusiasmo empresarial por India, Brasil, Rusia y Argentina ha decaído.

Confianza de los CEOs mundiales y españoles
Compartir en

Amenazas externas y de negocio para el crecimiento 

Tanto los CEOs del resto del mundo como los españoles coinciden en señalar que las principales amenazas para el crecimiento de sus negocios son, por este orden, la incertidumbre económica global, el exceso de regulación y la inestabilidad geopolítica. Llama la atención que el 80% de los CEOs españoles esté preocupado, además, por el futuro de la zona euro como consecuencia del Brexit. 

Si nos ceñimos a los aspectos estrictamente empresariales y de negocio, el mayor dolor de cabeza de los CEO españoles es la velocidad del cambio tecnológico y, ligado a éste, la entrada de nuevos competidores en el mercado. Así lo asegura el 80% de los encuestados en nuestro país. Otros aspectos de gran preocupación son la falta de preparación de las empresas para responder a situaciones de crisis y el cambio de comportamiento de los consumidores. 

 

Cinco principales preocupaciones de los CEOs en 2017
Compartir en

Los primeros ejecutivos españoles –el 67%- son los que consideran, por encima del resto de países, que en el futuro la automatización y la robotización van a tener un gran impacto en la reducción de sus plantillas. En esta misma línea, un 80% de los CEOs asegura que la tecnología cambiará sensiblemente la forma de competir en su sector de actividad en los próximos cinco años. 

La Encuesta Mundial de CEOs de PwC, aprovechando su vigésima edición, incluye también un análisis de las opiniones de los CEOs de todo el mundo sobre los efectos de la globalización. En el lado positivo de la balanza destaca, según los máximos directivos, el impulso que ha supuesto para facilitar el movimiento de capitales, personas, bienes e información en todo el mundo. Además de haber conseguido la conectividad universal. En el negativo, que no ha servido ni para acortar la distancia entre ricos y pobres, ni para tener unos sistemas fiscales más justos ni para mejorar la lucha contra el cambio climático y la escasez de recursos naturales.  Los CEOs coinciden en señalar que ha llegado el momento de actuar sobre aquellos aspectos de la globalización que han tenido consecuencias menos deseables para lo que consideran imprescindible estrechar la colaboración entre las empresas y los Estados. 

Finalmente, el documento, presentado hoy por PwC en el Foro Económico Mundial de Davos, considera que la globalización ya no está empujando el crecimiento global como lo ha venido haciendo desde 1980, y atribuye esta circunstancia a que los cambios en los ejes económicos mundiales están haciendo mucho más complicada la coordinación entre países; a la caída del consumo que se ha producido en China como consecuencia de la fase de ajuste que ha experimentado y al impacto en los flujos de capital entre países de las medidas regulatorias puestas en marcha en los inicios de la crisis financiera.

Contacte con nosotros

Solicit@ más información

Email

Síganos en