El 92% de las empresas familiares españolas venden fuera de nuestro país y el 40% de sus ingresos proceden ya de otros mercados

 
El 50% de los ingresos de las compañías familiares españolas vendrán de mercados distintos al nacional en los próximos años. Existe una relación directa entre los negocios familiares con mayores expectativas de crecimiento y el uso de distintas fuentes de financiación como los mercados de capitales. El 83% de las empresas familiares esperan crecer de forma sostenida en los próximos cinco años.
 

 

Madrid, 6 de julio de 2017. Las empresas familiares españolas cuentan con un alto grado de internacionalización: el 92% ya vende sus productos o servicios en el exterior, seis puntos más que hace dos años, y el 40% de sus ingresos proceden de mercados distintos al español. La Encuesta Mundial de la Empresa Familiar, elaborada por PwC, a partir de la opinión de 2.802 empresarios de compañías familiares de todo el mundo, 36 en España, concluye que la apertura a otros mercados de nuestras empresas familiares es superior a la media mundial, donde el 70% vende fuera de sus mercados domésticos. El estudio estima que en los próximos años los ingresos procedentes del exterior podrían aumentar hasta el 50%.

 

El documento recoge las expectativas de crecimiento de las empresas familiares españolas para los próximos cinco años, que son muy positivas: un 83% espera aumentar sus ingresos de forma sostenida y un 8% prevé tener un crecimiento agresivo. Y concluye que, en términos generales, existe una relación directa entre la utilización de distintas fuentes de financiación ajenas la compañía -como la salida a los mercados de capitales-, y las expectativas de crecimiento de los negocios familiares en todo el mundo. De tal forma que aquellas que esperan tener un aumento de los ingresos por encima del diez por ciento en los próximos cinco años son las más proclives a utilizar distintas fuentes de financiación externas –bancos, mercados de capitales…-. En este sentido, María Sanchiz, socia responsable de la Unidad de Estrategia de la Empresa Familiar de PwC, considera que “cada empresa debe encontrar el proveedor financiero que se ajuste más a sus necesidades, pero  abrirse más el abanico de opciones que hay en el mercado siempre es positivo.”

 

El informe se hace eco de las principales preocupaciones y  desafíos a los que se enfrentan los empresarios familiares españoles. Por la parte de las preocupaciones –y en el corto plazo-, la situación del mercado es el principal motivo de inquietud para el 50% de los encuestados, seguida del desarrollo de nuevos productos -22%- y del incremento de la competencia -19%-. En cuanto a los retos a los que se enfrentan en los próximos cinco años, los más importantes pasan por seguir siendo innovadoras -69%-, por ser capaces de atraer talento -67%- y por aprovechar las ventajas de la digitalización y las nuevas tecnologías -64%-.

El estudio concluye que los empresarios familiares españoles son conscientes de la importancia de lo digital en sus negocios. Así lo asegura el 69% de los encuestados que afirma, además, contar con un plan para sacar el mayor partido posible en sus empresas de las ventajas de la digitalización. Destaca que sólo un 11% se siente vulnerable a la disrupción digital, por el 21% de la media global.

 

 

Sucesión

Finalmente, la sucesión sigue siendo la principal asignatura pendiente de las empresas familiares españolas. Sólo el 6% de las compañías familiares españolas encuestadas cuenta con un plan de sucesión, documentado y comunicado, por el 15% de sus homólogas mundiales. O, dicho de otra forma, el 64% de las empresas de propiedad familiar en nuestro país –el 43% en el mundo- no tiene preparada la sucesión. Una circunstancia que tiene especial importancia si tenemos en cuenta que el 77% de ellas tiene previsto traspasar la propiedad a la familia y solamente un 9% espera venderla o sacarla a bolsa.

 

Contacta con nosotros

Síguenos en