¿Se empieza a definir el camino hacia Brexit? Respuesta de PwC ante un nuevo escenario

Brexit - Se empieza a definir el camino - PwC

En los últimos días hemos asistido a declaraciones que concretan y detallan algunos aspectos de la salida del Reino Unido de la Unión Europea. No obstante, siguen sin despejarse numerosas dudas y lo único que parece que toma forma es una actitud firme por ambas partes.

Al anuncio de la invocación del artículo 50 que activará formalmente la separación en marzo del próximo año por parte de la primera ministra británica, Theresa May,  siguieron algunos comentarios de Amber Rud, ministra de Interior, detallando las posibles políticas de migración. Las medidas podrían incluir la exclusión de médicos y enfermeros del sistema nacional de salud, las restricciones a los visados de estudiantes y la exigencia a las empresas de publicar listados de trabajadores extranjeros, así como la justificación de estas contrataciones frente a las de empleados británicos.

A tenor de estas declaraciones, Gran Bretaña parece primar el control de la inmigración al mercado único; es el llamado ‘Brexit duro’, que incluso ha sido calificado como ‘Brexit brutal’ por parte de algunos medios dada la posibilidad de que el Reino Unido pudiera renunciar a un tratado comercial alternativo con la Unión Europea. España, como la mayoría de los socios comunitarios, tampoco es partidaria de facilitar el mercado único, si bien espera lograr un buen acuerdo comercial para defender los intereses de los ciudadanos y las empresas españolas, aspecto que comentó Mariano Rajoy a la primera ministra británica en su almuerzo del pasado día 13 en La Moncloa. 

Tampoco la reacción de las empresas españolas al posicionamiento de Reino Unido se ha hecho esperar: la Cámara de Comercio de España en Gran Bretaña criticó la inestabilidad generada por el Gobierno británico y alertó del impacto negativo que podría tener una salida del mercado único, lo que implicaría políticas de restricción de acceso a profesionales de otras naciones. Un reciente estudio del think tank Civitas ha puesto de manifiesto que un Brexit duro’ acompañado por la implantación de aranceles no sólo sería perjudicial para el Reino Unido, sino también para las compañías de la Unión Europea. A las exportadoras españolas, según este centro de estudios, podría costarles 1.200 millones.

En este contexto, hemos asistido a la depreciación e incluso desplome de la moneda británica, mientras, en consecuencia, las empresas españolas más expuestas caían también en el Ibex 35. Muchas de ellas, tratando de paliar los efectos que esta devaluación podría tener en sus cuentas de resultados, han manifestado ya haberse suscrito a derivados financieros destinados a cubrir el riesgo de depreciación de la libra.

Gestionar la incertidumbre es clave y lo seguirá siendo, puesto que aún queda mucho camino por recorrer: hasta 2009 no se espera que concluyan las negociaciones entre el Gobierno británico y la UE sobre las condiciones de salida. Por ello, siguen abiertas muchas incertidumbres y los hitos que vamos conociendo apuntan tendencias pero no ayudan a conocer realmente las medidas a tomar por parte de empresas e instituciones. 

“La única certidumbre es la incertidumbre”

Así lo indicaba Carmen Millán, socia de PwC y especialista en fiscalidad internacional, en la jornada que nuestra firma organizó en Alicante a finales del pasado mes, con el fin de ayudar a las compañías a entender y gestionar las derivadas de este proceso.

El evento de Alicante contó, entre otras, con la participación del ministro en funciones de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo. Entre los efectos del Brexit, el ministro destacó la depreciación de la libra y la posible pérdida de un 13% del PIB británico, debido a que Europa es el principal mercado de destino de sus productos. Asimismo destacó algunas oportunidades para España, como el traslado de la Agencia Europea del Medicamento o la Autoridad Bancaria Europea.

El posicionamiento de nuestro país para atraer inversiones, no sólo del sector público sino también las procedentes de compañías de otros sectores clave como el financiero, se ha puesto de manifiesto ya, puesto que algunas operadoras de divisas han pedido licencia para constituir filial en Madrid. Nuestro informe Cities of opportunities posiciona nuestra capital una de las ciudades con más potencial económico de Europa y aporta algunas de las claves más relevantes para hacer de la capital española uno de los destinos más adecuados para acoger empresas o inversiones procedentes del Reino Unido. Más información: Informe Cities of Oppotunities 2016

Brexit - Es preciso anticiparse

Es preciso anticiparse

En PwC estamos convencidos de que el escenario está cambiando. Aunque hoy día es difícil predecir la profundidad del cambio y las consecuencias concretas del Brexit, es evidente que la salida del Reino Unido impactará de manera clara en los negocios y en la economía de toda Europa. Por ello y para gestionar los posibles riesgos de manera adecuada, creemos que es preciso analizar la situación de manera exhaustiva y empezar cuanto antes a prepararse para lo que pueda ocurrir. 

En medio de un escenario tan complejo, creemos necesario anticiparse para minimizar riesgos, pero también para aprovechar las oportunidades que un cambio tan profundo brindará a las compañías que sepan leer correctamente la situación y adaptarse con agilidad. Para orientar a las empresas españolas que necesitan apoyo, en PwC hemos creado un grupo de especialistas con capacidad para asesorar sobre los asuntos clave en el contexto del Brexit. Contar con apoyo experto en materia fiscal, legal,  de transacciones, recursos humanos u otros temas clave permite apoyarse en un equipo experimentado y con la visión internacional que se necesita para abordar este tipo de desafíos.