La mejora de la competitividad de la industria española supondría un crecimiento del 2,3% en el PIB nacional

  • Si la industria española fuera capaz de situar la productividad por empleado y la inversión en I+D en la media europea, el PIB nacional aumentaría un 1,13% y un 1,17% respectivamente.

Madrid, 25 de septiembre de 2013. La mejora de la competitividad de la industria española podría generar un crecimiento adicional del PIB del 2,3%. Así se desprende del informe ‘Claves de la competitividad de la industria española’, , elaborado por PwC con el patrocinio de Siemens, que se ha presentado esta mañana en Madrid y que ha contado con la participación del ministro de Industria, José Manuel Soria, y los presidentes de PwC España y Siemens, Carlos Mas Ivars y Rosa García respectivamente. Para hacer realidad este aumento, sería necesario incrementar la productividad por empleado e impulsar la inversión en I+D, lo que se traduciría en aumentos de la actividad del 1,13% y 1,17% respectivamente. Pero si, además, la industria fuera capaz de aumentar el tamaño medio de sus empresas y España como país de mejorar factores como la calidad de la educación o la carga administrativa, esta aportación al crecimiento económico sería mucho mayor.

En la actualidad, la productividad por empleado de la industria española -no incluye el sector de energía- se sitúa un 34,1% por debajo de la media europea, según datos de Eurostat. Si estimamos que un diferencial del 10% supone una aportación al crecimiento del 0,33%, situar nuestra productividad al nivel europeo equivaldría a un impulso del 1,13% al PIB español.

La reciente reforma laboral está facilitando toda una serie de iniciativas que están incrementando la productividad de la mano de obra. Sin embargo, el estudio señala que todavía existe un déficit de productividad por empleado en una amplia mayoría de sectores. Uno de los que sale mejor parado es el de automoción, ya que adoptó antes -y con mayor intensidad- alguna de las iniciativas que incluía la reforma laboral. 

En materia de I+D, la industria española invierte el 0,84% del valor de su producción, mientras que la media europeasupera el 1,5%, es decir,  casi el doble. Si calculamos que cada 10% de diferencial de I+D supondría un crecimiento del PIB del 0,13%, la mejora de este factor equivaldría a un aumento del PIB del 1,17%.

Las posibilidades de incrementar el volumen de inversión en I+D de la industria española pasan, entre otras medidas, por atraer uno o más de los centros de innovación que las grandes multinacionales tienen desplegados en otros países -lo que no parece fácil a priori-, y/o por potenciar la actividad innovadora de la pequeña y mediana industria local.

Ganar tamaño

Infografía: Claves de la competitividad de la industria españolaEl informe destaca otros aspectos que también contribuirían a la mejora de la competitividad. Uno de ellos es el crecimiento del tamaño medio de las empresas. Las diferencias de tamaño de las compañías son significativas en la mayoría de sectores que componen la industria. Quizá, la única excepción es el material de transporte -de construcción aeronáutica, naval y material ferroviario-, sector en el que el tamaño medio de las empresas españolas es algo mayor que en la UE15. En un contexto de demanda interna débil, las posibilidades de conservar o incrementar el tejido industrial pasan por, en gran medida, la internacionalización de su actividad. Sin embargo, uno de los principales frenos para salir al exterior es el reducido tamaño medio de las empresas españolas. Este hecho dificulta el aprovechamiento de las economías de escala o el acceso al crédito y las debilita en la negociación con clientes y proveedores.

Otros elementos importantes para la competitividad de la industria son los llamados factores país. Algunos de los más relevantes son la excesiva carga administrativa, la calidad de la educación y las restricciones en el acceso a crédito. Este último es especialmente en la actualidad grave y aumenta los costes con respecto a países de nuestro entorno y puede generar un déficit de inversión y comprometer la competitividad de la industria en el medio y largo plazo.

El peso de la industria en la economía española

La industria española –excluyendo el sector de energía- aportó en torno al 10% del PIB español en 2011 (cerca de 100.000 millones de euros) y generó 1,8 millones de empleos. Adicionalmente, existe una aportación indirecta, por el efecto arrastre en la cadena de valor que conforman las empresas que proveen a la industria con los bienes y servicios necesarios para su actividad. Y, además, existe una aportación inducida, asociada a la riqueza de los hogares cuya renta depende del empleo generado directa e indirectamente por la industria, y al consumo de bienes y servicio producidos por distintos sectores de la economía que éstos realizan.

Tabla 1. VAB a coste de factores y empleo de los sectores industriales en España (2011)

El informe estima que por cada euro de PIB generado de forma directa por la industria española, se generan 1,14 € adicionales de forma indirecta (cadena de proveedores), y 0,47 € de forma inducida. Algo parecido sucede en el campo del empleo: por cada uno generado de forma directa, se producen 1,03 empleos indirectos y 0,40 empleos inducidos. Si se tienen en cuenta estos efectos multiplicadores, el porcentaje del PIB que está relacionado de forma directa o indirecta con la industria española se eleva hasta el 25,8%, un 23,4% en el caso del empleo.

Para Carlos Mas Ivars, presidente de PwC España, la industria es y seguirá siendo un factor fundamental de cohesión de nuestro tejido económico. De su evolución y desarrollo dependerá en buena parte la naciente recuperación de la economía y, lo que es más importante, la conformación del nuevo modelo productivo que España necesita. La capacidad de arrastre de la industria, que es capaz de movilizar a su alrededor más recursos, empleos e inversiones en I+D que ningún otro sector, es clave, en efecto, para configurar un modelo de crecimiento basado en la innovación, la productividad, la internacionalización y el valor añadido.

Para Rosa García, presidenta de Siemens en España, hablar de industria es hacerlo de desarrollo económico, riqueza y calidad de vida. Si queremos garantizar un crecimiento sostenible para nuestra economía debemos dotarnos de una industria fuerte y competitiva. La intensidad inversora se ha reducido entre un 11 y un 70% en el periodo 2010-11, lo que crea un importante peligro de obsolescencia tecnológica que podría impactar en la competitividad y viabilidad de nuestra industria debido al aumento de los costes de mantenimiento y la caída de la calidad de los productos finales”.

Para más información

  • Contacto: Xavier Janer - Prensa PwC-
    Teléfono: 91 568 42 75
  • Contacto: Rafael Martínez, Siemens
    Teléfono: 91 514 82 21