Retos

Los presidentes y consejeros delegados reconocen que se enfrentan a más amenazas y más complejas que nunca y entienden que deben gestionarlas de forma diferente de cómo lo han estado haciendo hasta ahora.  

Las amenazas son de dos tipos: económicas y políticas y de negocio. Entre las primeras, las más señaladas son  la incertidumbre económica, las medidas que están poniendo en marcha los gobiernos para combatir los déficits fiscales,  la volatilidad de los mercados y la sobre regulación.  

 
 

En cuanto a los mayores riesgos potenciales para sus negocios la complejidad de los sistemas fiscales, al aumento de los precios de la energía y de las materias primas o el cambio que está experimentando el comportamiento de los consumidores son los más destacados.