Soluciones Assurance - Ley contra la morosidad

View this page in: English

La Ley contra la Morosidad, que entró en vigor el 7 de julio de 2010, está planteando un nuevo escenario con importantes retos y oportunidades para empresas de todos los sectores. De acuerdo a la nueva normativa, las empresas tienen 60 días para pagar a los proveedores, un tiempo que no puede ser ampliado por acuerdo entre las partes. Estos plazos se reducen a 30 días para determinados productos (alimentos frescos y perecederos) y sectores (sector público), y son muy inferiores a los habituales en nuestro país.

Para alcanzar sus objetivos la Ley establece un calendario transitorio que finaliza el 1 de enero de 2013

La redacción de la Ley ha generado ciertas incógnitas sobre la vigencia o no de los contratos firmados con anterioridad a su entrada en vigor, así como la subsistencia de determinados plazos en el caso del comercio minorista. Asimismo, la Ley implicará la publicación de información en la Memoria sobre su grado de cumplimiento.

El impacto y los riesgos de la nueva Ley serán muy distintos en función de la estructura de circulante del negocio. En cualquier caso, sea cual sea su empresa, la mejor respuesta será aquella que permita el cumplimiento con la Ley, mientras se minimiza su impacto y se optimiza el working capital y el cash-fl ow de su compañía.