Notas de prensa

Informe ¿Evolución o revolución? El consumidor ante la crisis

El 60% de los consumidores ha reducido su gasto en restauración y ocio desde el inicio de la crisis

  • El incremento de los precios de los productos básicos y de la vivienda, así como la pérdida de empleo han impactado muy negativamente en los niveles de consumo de los españoles. Se espera que, después de la crisis, se recuperará el consumo, aunque sin llegar a alcanzar los niveles anteriores a la recesión.
  • El informe estima que, antes de la recesión, los formatos low cost  de restauración solamente los utilizaban el 11% de los encuestados, este porcentaje se ha disparado al 39% durante la crisis y se mantendrá en un 20% una vez superada la recesión
  • El consumidor empieza a vivir la experiencia del ocio casero, como quedar en casa o en casa de amigos; las redes sociales son un medio de comunicarse con este consumidor: envío de ofertas, alcanzar notoriedad, lograr su interacción, etc.

Madrid, noviembre de 2010.  El 60% de los consumidores ha reducido su presupuesto destinado a restauración y ocio desde el inicio de la crisis económica. Los usuarios se han decantado por servicios low cost, como el ocio barato o las ofertas,  que esperan mantener en el futuro. El informe estima que, antes de la recesión, este tipo de formatos solamente los consumían el 11% de los encuestados, este porcentaje se ha disparado al 39% durante la crisis y se mantendrá en un 20% una vez superada la recesión. En cambio, los servicios premium, usados por más de un 30% antes de la crisis, han decrecido hasta el 6% en la actualidad y se espera que, cuando se recupere la senda del crecimiento, repunte algunos puntos hasta alcanzar el 16%. Este es un avance de algunas de las conclusiones del informe ¿Evolución o revolución? El consumidor ante la crisis, elaborado por PwC España a partir de entrevistas a 1.000 consumidores representativos en toda España, y que se ha hecho público hoy en la presentación del VIII Congreso HORECA de AECOC, que se celebrará en Madrid los próximos 29 y 30 de noviembre.

La difícil situación económica está provocando un cambio en el comportamiento de los consumidores que empieza a vivir la experiencia del ocio casero, como quedar en casa o en casa de amigos; las redes sociales son un excelente medio para comunicarse con este consumidor: envío de ofertas, alcanzar notoriedad, lograr su interacción con el consumidor, etc. Otro de los aspectos que las compañías deberán tener en cuenta es que el actual consumidor valora el “consumo inteligente” y pone en competencia a diferentes tipos de ocio a la hora de vivir una experiencia: buscará la oferta que le dé más por menos. Ante esta situación, una posible solución podría ser la asociación entre formatos de ocios, como por ejemplo paquetizar ofertas para venderlas como una experiencia global.

Además de la restauración y el ocio, el gasto de los consumidores también se ha reducido fuertemente en otras categorías como el alojamiento en viajes -cae un 55%-  y la ropa, electrónica de consumo y equipamiento del hogar, que descienden alrededor de un 50%. Por lo que se refiere al importe destinado a los diferentes sectores, en los transportes, el gasto medio ha sido de 3.643 €  - un 19% menos-, en mobiliario/equipamiento del hogar, 1.532 € ,  y en artículos de vestir, 1.760 € ,  lo que supone unas caídas del 16% en ambos casos. En cambio, la categoría de "vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles"-8.951 € -, la de "bebidas alcohólicas, tabaco " –623 € - y la de comunicaciones – 953 € - han visto incrementado su consumo con un 18%, un 11% y un 10% respectivamente.

Variación de la renta disponible por tipología de gastos corrientes y accesorios

El estudio explica que el incremento de los precios de los productos básicos y de la vivienda, así como la pérdida de empleo han impactado muy negativamente en los niveles de consumo de los españoles, y un 50% de los encuestados afirma haber reducido sus hábitos de consumo; el 40% ha mantenido su nivel de gasto pese a la crisis y solamente un 10% asegura haberlo aumentado. Se espera que cuando vuelva el crecimiento económico se recuperará el consumo, aunque sin llegar a alcanzar los niveles anteriores a la crisis. Para Javier Vello, socio responsable de distribución y consumo de PwC España, estamos empezando a vislumbrar un nuevo tipo de consumidor que se caracteriza por ser más inteligente; estar más satisfecho consigo mismo por poder prescindir de gastos habituales en el pasado; ser más exigente, pide más por menos, y ser capaz de divertirse en casa, es decir, un consumidor con una nueva mentalidad. El principal reto para las compañías es entender bien ese cambio de mentalidad y poder volver a conectar con el consumidor”.

Para Manuel Robledo, presidente del Comité HORECA de AECOC, “a pesar de que efectivamente  la coyuntura económica es compleja existen oportunidades para aquellas empresas que sean capaces de situarse muy cerca del consumidor y de responder con verdadera eficacia a sus necesidades en términos de conveniencia, surtido, horario, servicio…Lo que parece claro es que el consumidor no es el mismo de hace unos años, no sabemos si va a volver a ser el mismo y, por ello, necesitamos nuevas fórmulas”.

Javier Vello y Manuel Robledo coinciden también en que es imprescindible trabajar para modificar el estado de ánimo de quiénes no han visto reducidas sus rentas como consecuencia de la crisis, algo especialmente importante en momentos tan importantes para el consumo como el período navideño en el que estamos a punto de entrar.

Para más información

  • Contacto: Xavi Janer -Prensa PwC-
    Teléfono: 91 568 42 75