Las empresas españolas mejoran su grado de digitalización y apuestan por el Internet de las cosas, la Inteligencia Artificial y la robotización

            

El 56% de los directivos españoles asegura que sus empresas tienen un grado de digitalización alto o muy alto, once puntos más que en nuestro informe de 2015. Las compañías españolas continúan incrementando su inversión en tecnología, principalmente, en el análisis de datos -a través del Internet de las Cosas y de la Inteligencia Artificial-, y en la robotización de procesos con el objetivo tanto de aumentar los ingresos como mejorar la eficiencia y productividad.
 

 

Madrid, 17 de mayo de 2017. Las empresas españolas han mejorado su grado de digitalización, que ya se sitúa en línea con el de los principales países desarrollados, y están apostando por desarrollo de nuevas tecnologías disruptivas como el Internet de la Cosas, la Inteligencia Artificial y la robotización para mejorar la eficiencia y la productividad, según recoge la Décima Encuesta Mundial sobre el Coeficiente Digital de las Empresas, elaborada por PwC a partir de entrevistas con 2.216 directivos y responsables de IT de 53 países –incluidos 50 españoles- sobre el grado de digitalización de sus compañías, entendido este por cómo las empresas afrontan e integran este tipo de tecnologías

 

Grado de digitalización de las empresas en España, en el mundo y en algunos países desarrollados
Compartir en

 

El informe revela que el 56% de los directivos entrevistados en España califican como alto o muy alto el grado de digitalización de sus empresas, once puntos más que en nuestro estudio de hace dos años, donde solo un 45% reconocía tener este nivel de digitalización. Estas cifras nos sitúan por encima de la media mundial -del 52% -, en línea con la mayoría de países desarrollados como Italia (48%), Reino Unido (55%), EEUU (59%) y algo lejos de Alemania (65%). 

Este avance de las empresas españolas contrasta con el paso atrás que han dado las compañías a nivel global, donde el porcentaje de los directivos y responsables de IT que cree que el grado de digitalización de sus empresas es alto y muy alto ha caído quince puntos, del 67% al 52%, en relación a 2015. En este sentido, la confianza de las empresas de todo el mundo a la hora de sacar el mayor partido posible de las tecnologías digitales está más bajo que nunca. Esta paradoja se produce, según el informe, por tres razones, principalmente. Primero, porque a medida que las compañías tienen un mayor conocimiento de las tecnologías digitales que hace unos años y de que su desarrollo escapa más allá de control de las áreas de IT e implica a toda las partes de la empresa, son más conscientes de la dificultad que supone integrarlas y aprovecharlas al máximo. Además, a esta circunstancia se une la rápida y continúa proliferación de las nuevas tecnologías digitales (cloud, mobile, análisis de datos…).

¿Cuáles van a ser las tecnologías más disruptivas, según las empresas españolas, y donde están invirtiendo? Los encuestados consideran que el Internet de la Cosas, la Inteligencia Artificial y la robotización van a ser las tres tecnologías que más van a transformar el entorno empresarial en los próximos cinco años, por delante de la impresión en 3D, de la realidad aumentada o de los drones. Cuando se les pregunta sobre en cuales ya están acometiendo inversiones significativas, el 62% dice que en el Internet de las Cosas, el 58% en Inteligencia Artificial –en ambos casos muy ligadas al análisis de datos-, el 18% en  realidad aumentada y el 16% en robótica –ver cuadro-. Todas estas inversiones tienen como objetivo fundamental la mejora de la productividad y de la eficiencia. 

 

 
Digitalización, imprescindible para crecer

¿Por qué las empresas acometen procesos de digitalización? Primero, para aumentar sus ingresos -así lo asegura el 73% de los encuestados en todo el mundo y el 82% de los españoles-. En segundo lugar, para ser más rentables (47% global/44% en España), en tercero, para mejorar la experiencia de cliente (34%global/38% en España) y, en cuarto lugar, para ser más eficientes y reducir sus costes (40% global/32% España). La disrupción no es en sí mismo un objetivo para las empresas a la hora de emprender su transformación digital, a pesar de la evidencia de que las nuevas tecnologías y los nuevos modelos de negocio están reinventando multitud de sectores y mercados.

Pero la digitalización no es algo sencillo. Los obstáculos a los que se enfrentan las empresas en España y en el mundo a la hora de acometer procesos de digitalización son comunes y tienen que ver  -según el 34% de los encuestados en España y el 22% a nivel mundial- con la falta de integración de las nuevas tecnologías y las ya existentes: las inversiones de hace unos años son ahora un obstáculo para la digitalización; con la rigidez y la lentitud de los procesos dentro de las empresas –para el 28% de los directivos españoles y el 21% de los globales- y, finalmente, con que las compañías no cuentan con las capacidades necesarias en sus equipos -26% España/24% global-.

El estudio también profundiza en cómo reparten las empresas españolas sus presupuestos de tecnología. La radiografía es la siguiente: el 27% de lo que invierten en tecnología lo hacen a través del área de IT, el 16% del departamento de marketing, el 15% del de operaciones, el 12%, de ventas, y el 11% de otros departamentos internos como el financiero, de recursos humanos, riesgos o cumplimiento.

 

 
El CEO, líder de lo digital

“Las compañías españolas continúan incrementando su inversión en tecnología, principalmente, en el análisis de datos -a través del Internet de las Cosas y de la Inteligencia Artificial-, y en la robotización de procesos con el objetivo tanto de aumentar los ingresos como mejorar la eficiencia y productividad.”

Cesar Calleja, socio responsable de Consultoría en PwC

El informe hace también un análisis sobre quien está abanderando la transformación digital en las empresas y concluye que el CEO se ha convertido en el líder indiscutible, tanto en España –según el 66% de los encuestados-  como en el mundo -68%-. Concretamente, su papel está siendo crítico a la hora de fijar la estrategia y de priorizar las inversiones necesarias.

Pero junto al liderazgo del CEO, la figura de Chief Information Officer (CIO) ha crecido en relevancia dentro de las empresas en los últimos diez años, especialmente entre el C-suite, donde su papel se ha consolidado de manera evidente. Por el contrario, el Chief Digital Officer (CDO), que hace unos años irrumpió con fuerza, no acaba de cuajar y, en la actualidad, solo el 7% de las compañías entrevistadas todo el mundo, el 6% en España, cuentan con esta figura.

Para Cesar Calleja, socio responsable de Consultoría en PwC, “las compañías españolas continúan incrementando su inversión en tecnología, principalmente, en el análisis de datos -a través del Internet de las Cosas y de la Inteligencia Artificial-, y en la robotización de procesos  con el objetivo tanto de aumentar los ingresos como mejorar la eficiencia y productividad.”

Contacta con nosotros

Síguenos en