Los empresarios catalanes son optimistas sobre la evolución de la economía pero ven una recuperación modesta del empleo

Barcelona, 21 julio de 2014. Los empresarios catalanes son optimistas sobre la evolución de la economía y dan por cerrada la crisis. Sin embargo, una amplia mayoría –el 83%- considera que esta recuperación de la actividad irá acompañada de una mejoría modesta del empleo, que difícilmente compensará la destrucción de puestos de trabajos de los últimos años y que estará vinculada a la fortaleza de la demanda y a las reformas que se acometan en el futuro. El informe, Temas candentes de la economía catalana: visión de los empresarios ha sido elaborado por PwC y recoge las principales preocupaciones del empresariado catalán en nueve áreas clave como son el crecimiento, el sector financiero, la formación, el turismo, la fiscalidad, las infraestructuras, la internacionalización, la innovación y tecnología y el futuro político.

Los altos directivos consideran que las recetas para mejorar el empleo pasan por profundizar en la reforma laboral, simplificar las modalidades de contratación, impulsar el trabajo a tiempo parcial y reducir las cotizaciones sociales, entre otros aspectos. Los empresarios señalan como un aspecto clave para encarar este nuevo periodo de crecimiento económico la recuperación de los flujos financieros que permitan a las empresas desarrollar nuevos proyectos y culminar el saneamiento de sus balances. En este sentido, toma especial relevancia el sector financiero catalán y su configuración tras el proceso de reestructuración bancaria.

Temas candentes de la economía catalana

Los directivos califican esta reforma como positiva en tanto en cuanto ha conformado un sector financiero catalán más sólido –su cuota de mercado en España ha aumentado del 15% al 25%- y esperan que la relajación de los mercados financieros y las nuevas fuentes de financiación no bancaria mejoren el acceso a los fondos para sus compañías.

La formación es una de las principales preocupaciones de los presidentes y consejeros delegados consultados que piden a las fuerzas políticas un pacto que de estabilidad al sistema educativo y lo aleje del debate partidista. Además, los empresarios reclaman una profunda revisión del sistema de becas y de la distribución geográfica de las universidades, que deben responder a las necesidades del sistema productivo.

Los grandes empresarios valoran la competitividad del sector turístico catalán, tanto en el segmento de sol y playa como de la marca Barcelona. Pero, para hacer sostenible este éxito, piden la apertura de nuevas rutas aéreas con países emergentes, una mayor diversificación de la oferta turística y la elevación del poder adquisitivo de los visitantes que permita reducir el turismo low cost.

En materia fiscal, los directivos creen que el Gobierno debe aprovechar la reforma para corregir los incrementos de los últimos años y poner en marcha medidas que incentiven la recuperación y la actividad empresarial. Entre las propuestas destaca la de reducir la imposición personal de las rentas medias y empresariales, unas rebajas que se podrían ver compensadas por elevaciones de algunos impuestos indirectos. En general, piden un sistema fiscal más simple y fácil de gestionar y que ayude a acabar con el fraude de la economía sumergida. También manifiestan su preocupación por el freno adicional que para la actividad empresarial suponen los impuestos propios, locales y autonómicos.

Los directivos tienen una opinión positiva sobre las grandes infraestructuras en Cataluña, que califican como modernas y bien dotadas. No obstante, reclaman algunas acciones como la culminación del Corredor Mediterráneo y la mejora de las infraestructuras energéticas, cuyas deficiencias están generando altos costes para las compañías, especialmente en la industria.

El impulso exterior que han experimentado las empresas catalanas en los últimos años es la mejor consecuencia positiva de la crisis, según han señalado los empresarios. Los primeros ejecutivos valoran los avances y las inversiones realizadas por las administraciones públicas en materia de innovación, pero piden mayor estabilidad normativa para poder dar continuidad a los proyectos y un mayor acercamiento de la universidad a la hora de impulsar la transferencia de conocimiento hacia la empresa.

Finalmente, recoge el pulso del empresariado sobre el proceso soberanista y su influencia sobre la economía catalana. De forma insistente, los empresarios demandan a los políticos que se sienten a hablar antes de llegar a un enfrentamiento. Los directivos se muestran prudentes respecto al proceso y consideran que no ha llegado el momento para que el mundo económico catalán se pronuncie. Sí existe unanimidad en considerar un desastre una salida de la Unión Europea en caso de que se llegara a la independencia de Cataluña.

El estudio Temas candentes de la economía catalana: visión de los empresarios, ha sido elaborado por PwC y se ha realizado a partir de tres tipos de fuentes. Primero, las reflexiones de un grupo de trabajo integrado por presidentes y consejeros delegados de las algunas de las principales compañías catalanas; en segundo lugar, a partir de entrevistas en profundidad con una serie de primeros ejecutivos y, finalmente, con una encuesta realizada a una muestra de presidentes y consejeros delegados.

Para más información

  • Contacto: Ana Forastier - Prensa PwC-
    Teléfono: 93 253 28 72