La eficiencia energética, clave para la competitividad, aún no está en la agenda política de verdad

Desayuno ejecutivo de PwC y La Vanguardia

Barcelona, 10 diciembre de 2014. Esta mañana se ha celebrado un nuevo Desayuno ejecutivo de PwC y La Vanguardia protagonizado por Julio Rodríguez, vicepresidente ejecutivo de Schneider Electric, multinacional de origen francés con una de sus sedes centrales a nivel mundial ubicada en Barcelona, desde donde presta servicios a más de 100 países. 

Con 160.000 colaboradores en todo el mundo y una facturación de 25.000 millones de euros al cierre 2013, su vicepresidente define la empresa como el especialista global en gestión de la energía, siendo el número 1 o 2 mundial en el 90% de su portfolio de negocios. Tienen un fuerte foco en las que Julio Rodríguez denomina “nuevas economías” en lugar de “países emergentes”, pues “ya hace tiempo que han emergido en bastantes casos”, donde tienen una gran parte del negocio y trabajan para que la falta de acceso a la energía no sea un factor de exclusión social y de pobreza endémica, a través de varios proyectos como minigranjas solares en varias zonas del planeta. 

Desayuno ejecutivo de PwC y La Vanguardia protagonizado por Julio Rodríguez, vicepresidente ejecutivo de Schneider ElectricEn España, cuentan con más de 5.000 empleados, 6 centros productivos y un gran centro logístico global, en Sant Boi de Llobregat, desde el que dan servicio a clientes de Europa, Oriente Medio, Sudamérica y África. Sus soluciones están presentes en las principales infraestructuras del país, pero también en más de la mitad de los hogares españoles: ”de hecho si miro el cuadro eléctrico de esta sala hay casi un 50% de probabilidades de que sus componentes se hayan fabricado en nuestra fábrica de Meliana en Valencia” comenta Julio Rodríguez.


"Hemos de hacer frente a tres mega-tendencias a nivel mundial:"

  • Un cambio geográfico radical en el mundo, con el centro económico desplazándose a gran velocidad hacia el el Pacífico. De hecho, en el periodo 2010-2015 las Nuevas Economías habrán generado aproximadamente el 70% del crecimiento del PIB mundial. Este gran crecimiento está dando lugar a un fenómeno de urbanización sin precedentes dada su velocidad, dimensión y enorme impacto para el futuro. Tenemos que tener presente que las ciudades ocupan hoy por hoy el 2% de la superficie del planeta, acogen al 50% de la población mundial, consumen el 75% de la energía y son responsables del 80% de las emisiones de dióxido de carbono. En el año 2030, dos tercios de la población mundial vivirá en ciudades y de las 600 ciudades más grandes del mundo, 400 estarán en países de nuevas economías. Desde una empresa como la nuestra hemos de imaginar el impacto social de este fenómeno y los recursos e infraestructuras a todos los niveles que van a ser necesarios.
  • Una digitalización asombrosamente rápida y que afecta a todos los niveles de nuestra sociedad. Vivimos en un mundo hiper conectado donde la inteligencia está distribuida por todas partes, en dispositivos fijos y móviles, en redes y comunicaciones, en conexiones máquina a máquina. Solo hemos de pensar cuántos dispositivos tenemos en nuestras casas y trabajos que están o pueden estar conectados a Internet y cuantos tenían hace 10 años. Hoy hay ya casi 10 billones de dispositivos conectados a internet, y vivimos una revolución tecnológica que viene marcada por la integración de las tecnologías de información y comunicación, es el fenómeno conocido como "the Internet of Things" . Para nosotros, la consecuencia de todo ello es que el consumo energético del sector de las tecnologías de la información va a crecer cuatro veces más rápido que la media del consumo mundial en los próximos 20 años. Y es importante conocer que cada segundo que pasamos navegando en la red generamos 20mg de CO2.
  • Una preocupación, que crece exponencialmente, por la sostenibilidad de nuestro planeta. Hace unas semanas la ONU volvió a advertir sobre la necesidad de intervenir con urgencia en las emisiones de CO2, los informes expuestos hablan de 2 grados de aumento de la temperatura del planeta -en un escenario optimista- y de 4 grados en el caso que no se actúe con contundencia y firmeza sobre las emisiones de carbono. De hecho los informes más reciente nos alertan de la necesidad de llegar a un nivel de cero emisiones a finales de este siglo. El cambio climático es una realidad y nuestra dependencia de los combustibles fósiles es la principal causa. Y además de una necesidad es una demanda de la sociedad. Es obvio que existe una sensibilidad que crece de manera exponencial y que condiciona cada vez más las conductas de las personas y por lo tanto las decisiones de los gobiernos y empresas. Movidos por ello, en Shneider trabajamos para seguir innovando y ser más eficientes cada día en términos energéticos”.

En este contexto, Julio Rodríguez plantea varios retos a afrontar:

  • Aumento del consumo: La urbanización, la industrialización de las nuevas economías y la digitalización de la sociedad están generando un importante problema de aumento de consumo energético y por tanto picos de demanda y riesgos de interrupción en el suministro. En la mayoría de los casos se ha optado por solucionarlo de la manera tradicional; es decir: fuertes inversiones para aumentar la capacidad de generación ...lo cual genera un nuevo problema que en España, desgraciadamente nos es bien conocido por que está en la prensa casi cada día. Y es que el segundo problema consiste en que en los momentos en que no hay picos de demanda, la capacidad de generación se encuentra totalmente subutilizada y por tanto la inversión es muy difícil de amortizar en un periodo razonable de tiempo. En España este problema es preocupante pero, aunque en menor medida, esto también ocurre en otros países donde se siguen planificando fuertes inversiones en generación y transporte para gestionar el aumento en el consumo y sobre todo los picos de energía.
  • El precio de la energía. Entre 2008 y 2013, en España, y en concreto para el consumidor doméstico el precio del Kw/h ha subido más de un 60% y de hecho, entre los países de la UE solo Irlanda y Chipre tienen precios de electricidad para el consumo doméstico más caros que los españoles. En cuanto a los precios para consumo industrial, también están bastante por encima de la media europea. Necesitamos que Europa en su conjunto ponga en marcha auténticas reformas estructurales desde un punto de vista energético, y que además lo haga con mucha más rapidez y determinación de lo que se ha hecho hasta ahora porque la energía es un factor clave como catalizador, pero también como limitador del crecimiento potencial y una amenaza para nuestra competitividad. A pesar de que se han dado pasos en la buena dirección recientemente (hace apenas un mes) con el acuerdo de estrategia energética europea 2030 la energía no ocupa todavía, de verdad, el primer nivel de prioridad en la agenda de nuestros líderes europeos
  • La contaminación: El ejemplo más sorprendente y preocupante lo tuvimos en Beijing el 12 de enero de este año, aunque la verdad es que esta ciudad vive episodios realmente preocupantes con relativa frecuencia. En concreto el 12 de enero del 2014, en lo que The Economist bautizó como "The Blackest day" el índice de calidad del aire llegó al nivel 755, para que se hagan una idea todo lo que sea pasar de 300 se considera peligroso para las personas y, de hecho, la escala normal solo llega hasta ¡500! Las autoridades tomaron medidas inmediatas, restringiendo el tráfico de vehículos en más de un 30% y ordenando la interrupción de la producción en las fábricas más contaminantes, pero se trata de medidas coyunturales que apenas ayudan a resolver el problema estructural que subyace: el consumo energético en China está creciendo exponencialmente y tienen una fuerte dependencia en la generación vía centrales térmicas muy contaminantes. Por ello, en Schneider Electric decidimos diversificarnos geográficamente e invertir fuertemente en las nuevas economías para aprovechar la oportunidad generada por el cambio en el balance geográfico del mundo destinando la mitad de los empleados a nivel mundial a esas zonas del planeta.
  • Eficiencia Energética: ¿De qué se trata? Es algo tan sencillo como hacer más con menos, maximizar el rendimiento de cada kilowatio-hora. De aquí al año 2035 podríamos ahorrarnos la construcción de alrededor de 235 GW de centrales de carbón y no menos de 120 GW de ciclos combinados si ponemos en marcha los programas necesarios de Eficiencia Energética, ya sea sustituyendo la combustión fósil por fuentes renovables de energía o combinándolas con la utilización de combustibles fósiles con huellas de carbono más bajas, como por ejemplo el "shale gas".

Desayuno ejecutivo de PwC y La Vanguardia protagonizado por Julio Rodríguez, vicepresidente ejecutivo de Schneider ElectricJulio Rodríguez explica que la innovación aportada por Schneider Electric en este campo radica en una fuerte inversión en tecnología e innovación, reasignando recursos para doblar el nivel de inversión y alcanzar un ratio de I+D sobre ventas del orden del 5%, situándose como la compañía con el ratio de inversión en innovación más elevado de su sector, unido a una ambiciosa política de adquisiciones para completar el portfolio de tecnologías, como los casos de Telvent o Avena Distribution.

Antes de dar paso al coloquio, Julio Rodríguez finaliza su exposición afirmando que el principal desafío consiste siempre en el crecimiento, “crecer para continuar atrayendo cada día más y mejor talento, manteniéndolo y desarrollándolo, porque estos retos de futuro que afronta nuestra sociedad solo llegaran a buen término si contamos con buenos líderes”.

Para más información

  • Contacto: Ana Forastier - Prensa PwC-
    Teléfono: 93 253 28 72