Inteligentes e innovadoras, tecnológicamente preparadas y abiertas al mundo, claves de la ciudad moderna

Madrid, 27 de mayo de 2014. La innovación y el capital intelectual, la tecnología y la apertura al resto del mundo son los atributos que diferencian a las ciudades más prometedoras del globo. Así lo constata el informe Ciudades con mayor proyección de futuro 2014,  elaborado por PwC desde 2007, y que analiza un grupo de 30 grandes ciudades de todo el mundo -incluye a Madrid- consideradas como buenos ejemplos de centros urbanos atractivos, dinámicos,  llenos de oportunidades y de futuro. El análisis se realiza a partir de diez grandes indicadores y  59  subindicadores de carácter económico, social y cultural.


El documento concluye que las urbes que apuestan por la innovación y el capital intelectual incrementan su competitividad, su creatividad y su espíritu emprendedor. Estos atributos están directamente vinculados con el nivel educativo de sus ciudadanos y tienen un impacto directo para crecer de forma sostenible.  Factores como el número de bibliotecas públicas;  el nivel de alfabetización;  la cualificación de sus ciudadanos en ciencias y matemáticas o el porcentaje de población con estudios superiores –junto con otros como la protección de la propiedad intelectual o el entorno emprendedor- son algunos de los que se analizan en el estudio y que encumbran a París como un ejemplo indiscutible.

La tecnología es otra de las variables que muchas ciudades deberán explorar en profundidad si quieren ampliar la brecha con sus competidores. En los últimos años, se ha producido una revolución tecnológica en el ámbito de las ciudades  con la puesta en marcha de infraestructuras inteligentes con puntos de información, que permite hacer análisis predictivos de los  gustos, comportamiento y hábitos de transporte de los ciudadanos. El concepto Big Data/Big City, aplicado a las ciudades, prometer ser revolucionario y abre nuevas posibilidades en la mejora de la eficiencia en las grandes urbes en campos como la salud, el tráficos, la energía… En este ámbito, Londres y Seúl son las dos ciudades de referencia.

La apertura de una ciudad al resto del mundo es una variable que, como refleja el estudio año tras año, tiene una correlación directa con su éxito y su capacidad para sobrevivir a los buenos y peores momentos (económicos, políticos o sociales). Esto implica apostar por medidas que favorezcan el turismo y el comercio, así como el intercambio de ideas, culturas y personas. En este sentido, el estudio contempla siete variables distintas que miden, desde el número de habitaciones de hotel, el volumen de turistas internacionales y  número de convenciones internacionales acogidas, hasta la puntualidad de despegue de sus vuelos, la inclusión de sus aeropuertos entre los 100 mejores del mundo y la conectividad entre el aeropuerto principal y el distrito de negocios. De nuevo, Londres es la urbe mejor situada en este campo y se ha convertido en centro del comercio mundial.

Londres, la reina de las ciudades y Madrid se mantiene

Londres es la reina de las ciudades en 2014 y, por primera vez, desbanca a Nueva York; si bien la capital norteamericana sigue manteniendo resultados consistentemente altos en todas las categorías. La capital londinense es la única ciudad que ocupa el primer puesto en tres de las diez categorías de indicadores (preparación tecnológica, puerta de acceso global e influencia económica). Además, se queda a las puertas del segundo puesto en dos categorías clave para la prosperidad urbana, como son el capital intelectual y la innovación (solo cuatro puntos por debajo de París) y habitabilidad (un punto por debajo de Sidney).

Por su parte, Singapur se sitúa en un tercer lugar, escalando cuatro puestos respecto a su clasificación anterior, sólo por detrás de Nueva York y ocupando el primer lugar  en dos categorías (transporte e infraestructura y facilidad para hacer negocios). 

Madrid, es la representante española en este grupo de buenos ejemplos y se mantiene, por tercera edición consecutiva, en la posición número 15. A pesar de la intensidad de la crisis y de que la muestra de ciudades se ha aumentado este año de 27 a 30,  Madrid resiste en una buena situación. La capital española sube dos posiciones respecto al ranking de 2012 y comparte con Londres el sexto puesto en materia de transporte e infraestructura. También se encuentra entre las 10 mejores en sostenibilidad, por encima de Nueva York, Londres y Singapur, ocupando la quinta posición en cobertura de tráfico de masas y la octava en taxis con licencia. 

La capital también sobresale en calidad de vida, donde se encuentra en el décimo puesto. El sistema sanitario de Madrid sigue despuntando en la quinta posición y su tasa de criminalidad es la novena más baja del ranking. Por otra parte, la ciudad española también ha hecho un progreso sustancial en su educación primaria y secundaria con una mejora de ocho y siete puestos en alfabetización e inscripciones (cuarta posición) y cualificación en matemáticas y ciencias (12ª posición), respectivamente.

Pese a que la crisis sigue afectando a Madrid, este año la ciudad española refleja un avance significativo en servicios financieros y de negocios, ocupando un respetable puesto número 17 en influencia económica junto a Estocolmo y el número 13 en entorno emprendedor por encima incluso de Tokio o Hong Kong. La prioridad obvia de Madrid ahora es reactivar su crecimiento económico y usar sus recursos –especialmente su capital humano- para redirigir la ciudad a la senda del desarrollo consistente y sostenible.

Para más información

  • Contacto: Marina Chasco - Prensa PwC-
    Teléfono: 91 568 24 75