El 80% de los auditores internos asegura que la crisis está multiplicado las amenazas para los negocios

Informe “Alcanzando cotas más altas” elaborado por PwC

Madrid, 11 de junio de 2013. La actual situación de inestabilidad y volatilidad en la que se encuentran la economía y los mercados ha multiplicado las amenazas y los riesgos para los negocios. Así lo asegura el 80% de los auditores internos de más de 60 países de todo el mundo, según el informe el Estado de la Auditoría Interna 2013, que anualmente elabora PwC. Entre los riesgos que estos profesionales consideran que están al alza destacan la incertidumbre macroeconómica, la regulación, y los relacionados con las tecnologías de la información y la ciberseguridad.

El documento recoge una mejora sustancial de la percepción de la función de la auditoría interna en Europa respecto al estudio del año pasado -ver gráfico-. Concretamente, el porcentaje que cree que la función de auditoría interna no está bien coordinada con la dirección de riesgos y el management de las compañías pasa de un 19% a un escaso 8%.

Precisamente, el uso de la tecnología que permita a la auditoría interna aportar valor a la empresa, más allá de sus funciones tradicionales, es uno de los principales retos para la profesión durante este ejercicio.



Una de las principales fórmulas para hacerlo es a través del análisis avanzado de datos, que permite ver tendencias o patrones en el negocio e identificar riesgos ocultos. Según la encuesta, solo 31% reconoce utilizar el análisis masivo de datos de manera habitual. Los responsables de auditoría interna de todo el mundo estiman que las principales barreras para la integración de estos análisis son la ineficiencia de los procesos de recopilación de datos (48%) y la obtención de perfiles y recursos que respalden su visión y les permitan alcanzar el estatus deseado (46%).

Los directivos y miembros del consejo están satisfechos, sobre todo, con los controles financieros, el fraude y la ética. Sin embargo, lo que menos les satisface es la aportación en áreas como la evaluación de grandes proyectos, el lanzamiento de nuevos productos, la gestión de planes de inversión y las fusiones y adquisiciones. No obstante, la función de auditoría interna ha mejorado, durante los últimos 12 meses, su nivel de aportación en tres de las cuatro áreas más relevantes con las que los stakeholders están menos satisfechos.

El informe incluye un capítulo en el que destaca cuáles son los atributos de las llamadas auditorías internas de alto rendimiento, que en la actualidad son un referente y que se caracterizan por:

  • Unas capacidades básicas más sólidas: cuentan con una base sólida sobre la que ir dando pasos incrementales en la cadena de valor. Esto permite ofrecer credibilidad y capacidad para enfrentarse a un entorno de riesgos que no deja de crecer y a unas expectativas de los stakeholders cada vez mayores.
  • Coordinación con enterprise risk management (ERM) y otras funciones de riesgos: tienen una mayor integración con las funciones de gestión de riesgos de la entidad y con otras funciones de riesgo. Esta integración ayuda a identificar los problemas con mayor antelación, añaden valor en una fase más temprana y mantienen su compromiso con el valor añadido de manera continuada.
  • Gestión de riesgos emergentes: incorporan los riesgos emergentes a las áreas de auditoría. De hecho, el estudio encontró importantes diferencias entre estas funciones de auditoría interna y las demás en cuanto a la forma en que se implicaban en riesgos como la ciberseguridad, la normativa medioambiental, la revisión del talento y los riesgos sectoriales.
  • Mayor nivel de servicio: ofrecen un nivel diferenciado de servicio que supera la mera validación de los datos conocidos. Ofrecen asesoramiento y análisis proactivos e implican activamente a la dirección en áreas tradicionales.

Para Ramon Abella, socio responsable de Governance, Risk and Compliance de PwC, “el rol que la función de auditoría interna tiene para las compañías en el actual contexto económico es determinante. Las empresas deben dotar a la auditoría interna de los recursos necesarios para que pueda desempeñar su cometido con éxito y aportar el valor añadido que la compañía necesita. En este sentido, y para lograr su objetivo, es importantísima la interacción entre la función de auditoría interna y el comité de auditoría”

Para más información

  • Contacto: Xavier Janer - Prensa PwC-
    Teléfono: 915 685 400