Los fondos internacionales prevén invertir 50.000 millones de euros en activos no estratégicos de la banca europea