Los expertos aseguran que la UE debería suavizar el objetivo de déficit para que España no entre en una recesión más profunda

  • Consenso Económico correspondiente al primer trimestre de 2012

  • El 60,2% de los panelistas considera que la reforma financiera recientemente aprobada cumplirá con sus objetivos y un 58,7% que servirá para disipar las dudas sobre el valor de los activos inmobiliarios y para reducir significativamente el precio de la vivienda.

Madrid, 4 de marzo de 2012. Los expertos y empresarios coinciden abrumadoramente en que la UE debería suavizar el objetivo de déficit para que España no entre en una recesión más profunda de la prevista por los organismos internacionales, el Banco del España y el propio Gobierno. El Consenso Económico, correspondiente al primer trimestre de 2012 -que elabora PwC desde 1999 a partir de un panel de 396 expertos y empresarios-, concluye que el 92% de los panelistas considera esta medida “muy adecuada” o “bastante adecuada”. Además, un 89% afirma que las medidas de austeridad aprobadas por el Ejecutivo están condenadas al fracaso, si no van acompañadas por acciones efectivas de apoyo al crecimiento económico. Esta edición del Consenso incluye un monográfico sobre La refinanciación de la deuda en la economía española.

Lo más adecuado para afrontar el déficit español

Los panelistas estiman que el mayor problema de la deuda de la economía española reside en el sector privado (70,8%), por delante del sector público (33%). En este último, los expertos y empresarios estiman que el mayor esfuerzo para contener la deuda lo está realizando el Estado central (75,4%), por delante de las comunidades autónomas y las entidades locales. Interrogados sobre las causas de la evolución del déficit más allá de lo previsto, un 61,1% señala a las CC.AA y un 50,4% a una coyuntura económica peor de la prevista.

Las dos medidas más valoradas por los panelistas para contener el déficit público son la reducción de los gastos de gestión de las Administraciones Públicas (97,9%) y la congelación de los salarios públicos junto con la introducción de restricciones sobre el empleo público (83%). Pero a estas le sigue una amplía batería de iniciativas, todas ellas con una aceptación mayoritaria por parte de los encuestados: el 69,7% ve muy o bastante adecuado el copago en la sanidad pública; el 69% la devolución al Gobierno central de algunas de las competencias transferidas sin asignación presupuestaria suficiente; el 60,8% el copago en la justicia y el 53% el incremento del tipo de gravamen del IVA.

Los panelistas se pronuncian sobre la efectividad que está teniendo el suministro de liquidez del BCE a las entidades financieras en condiciones especialmente favorables. Una mayoría del 67% asegura que no está sirviendo en absoluto para aumentar el flujo de crédito a empresas y familias y un 82,7% afirma que solo están valiendo para que los bancos atiendan a sus propios vencimientos de deuda.

Reforma del sistema financiero

También opinan sobre la reforma del sistema financiero aprobada recientemente por el Gobierno. El 60,2% dice que cumplirá con sus objetivos y sólo un 3% cree que no lo hará en absoluto. Eso sí, más del 60% tiene la impresión de que el saneamiento de activos por valor de 50.000 millones que contempla la reforma se quedará corto y que esta cantidad deberá ser aún mayor. Para un 56,7% la reforma favorecerá la concentración en el sector financiero español pero todavía quedará un amplio margen de recorrido hasta que este proceso se culmine de forma definitiva. Los panelistas opinan mayoritariamente (58,7%) que la reforma disipará las dudas sobre la valoración de los activos inmobiliarios, lo que se traducirá en una reducción bastante significativa del precio de la vivienda.

¿Considera que la Reforma pueda conseguir su objetivo?

Incertidumbre económica

En esta edición del Consenso Económico se observa un incremento de casi 30 puntos del porcentaje de expertos y empresarios –el 49,5%-, que califican como muy malo el momento actual de la economía española. De cara a finales de año, un 48,1% de los encuestados espera que la coyuntura mejore, siempre teniendo en cuenta el suelo en términos de crecimiento en el que nos encontramos. Para el conjunto de 2012, el 64,8% de los panelistas asegura que la economía se contraerá más allá del -0,5%. En 2013 las opiniones se dividen: un 35% estima que la actividad se situará entre el -0,5% y el 0,5, mientras que un 38,8% asegura que lo hará entre el 1% y el 1,5%.

En los próximos seis meses no hay atisbo de recuperación ni del consumo privado -el 71% piensa que seguirá disminuyendo-, ni de la demanda de vivienda -58,3%-. La situación económico-financiera de las empresas ha empeorado respecto al Consenso anterior y es considerada mala por el 62% de los interrogados. Una situación que no va a mejorar en los próximos seis meses. Las perspectivas de los mercados exteriores, por ejemplo, determinantes para las exportaciones de las empresas son calificadas como desfavorables por el 46,2%; y el 55% considera que lo seguirán siendo en los próximos seis meses.

Finalmente, respecto a la evolución de la economía mundial, el único atisbo de optimismo de los panelistas se centra en la evolución de la actividad en Estados Unidos y, aunque un 69% califica como regular la situación actual de la primera potencia comercial del planeta, un esperanzador 54% cree que irá a mejor a finales de año. Sin embargo, las previsiones sobre la UE apuntan a que la situación seguirá siendo mala.

Para más información

  • Contacto: Fernando Natera - Prensa PwC-
    Teléfono: 91 568 43 40