La banca española habría necesitado unos 35.000 millones de euros para recapitalizarse, según las nuevas exigencias de la UE

Informe elaborado por el Centro de Sector Financiero de PwC e IE Business School

Madrid, 4 de noviembre  de 2011. La banca española habría necesitado unos 35.000 millones de euros de capital adicional si la Comisión Europea y la EBA hubieran incluido en sus exigencias de recapitalización a todo el sector financiero español –bancos y cajas-. Así se desprende de los datos revelados hoy por el Centro del Sector Financiero de PwC e IE Business School, en la presentación de su informe sobre La Recapitalización de la Banca en el Contexto de la Crisis Soberana Europea.

El informe hace un análisis del ejercicio hecho público la semana pasada -que  supone unas exigencias de capital adicional de 26.161 para cinco entidades españolas y de 100.000 millones de euros para el conjunto de la banca europea-  y concluye que la Comisión Europea y la EBA han vuelto a olvidar las peculiaridades regulatorias “positivas” de algunos sistemas bancarios como, por ejemplo, el español (provisiones dinámicas, reglas para la dotación de provisiones específicas, transparencia de exposiciones problemáticas, etcétera).  Además considera que se han tratado por igual a entidades con modelos de negocio distintos, “lo que puede perjudicar a entidades con modelos de banca comercial tradicional, menos dependientes de los mercados monetarios y mayoristas”.

El documento asegura que “no está claro” que la recapitalización de la banca aprobada la semana pasada vaya a mejorar el acceso de las entidades financieras a los mercados “si antes no se despejan las dudas que mantienen los analistas sobre la calidad de los balances bancarios”.   Asimismo, concluye que “si no se fuerza a un saneamiento total de los activos, incluidos los activos tóxicos que todavía mantienen en sus balances los bancos europeos, una mera recapitalización puede no ser suficiente, ya que incentiva a dotar menos provisiones para generar más reservas y a reducir el crédito bancario”.

El éxito de la recapitalización también dependerá de la evolución de algunos de los problemas institucionales europeos actuales (por ejemplo, las reglas del funcionamiento del Fondo Europeo de Estabilización Financiera, el papel que debe jugar el sector privado en la reestructuración de la deuda pública griega y, en general, la resolución de la crisis política en Grecia), que están en la base del empeoramiento del riesgos soberano y, por ende, del riesgo bancario en la eurozona.

Para Luis de Guindos, director del Centro del Sector Financiero de PwC e IE Business School, “si no conseguimos cierto dinamismo del crédito se reducirá la posibilidad de una recuperación sólida y sostenible y, sin ésta, disminuirá la calidad de la cartera crediticia actual y de todos los activos de sus balances”.

Para más información

  • Contacto: Xavier Janer - Prensa PwC-
    Teléfono: 91 568 43 40