Notas de prensa

PwC ‘audita’ la votación de los Oscar por 77 edición consecutiva

PwC salvaguarda la identidad de los ganadores de los Oscar

  • Brad Oltmanns y Rick Rosas, los socios de PwC en Los Ángeles encargados de liderar el proceso, serán las dos únicas personas en el mundo que conocerán la identidad de los ganadores de los Oscar antes de la ceremonia
  • Coincidiendo con los días previos a los Oscar, PwC lanza su informe sobre el impacto del 3D en la industria cinematográfica: entre el 50% y el 70% de ingresos en taquilla del cine provienen de películas en 3D

Madrid, febrero de 2011. Uno año más, y ya van 77 consecutivos, PwC se encarga de salvaguardar el secreto mejor guardado de los Oscar: la identidad de los ganadores de las estatuillas. La firma ‘audita’ el proceso de votación de los Premios Anuales de la Academia, este año en su octogésima tercera edición, que tendrá lugar el próximo domingo, 27 de febrero, en el Kodak Theatre de Los Ángeles. Brad Oltmanns y Rick Rosas, los socios de PwC en Los Ángeles encargados de liderar el proceso, serán las dos únicas personas en el mundo que conocerán la identidad de los ganadores de los Oscar antes de la ceremonia.

• Brad Oltmanns y Rick Rosas, los socios de PwC en Los Ángeles encargados de liderar el proceso"Estamos orgullosos de nuestra larga relación con la Academia como encargados del recuento de los votos para la gala de los Oscar, la ceremonia más  esperada y prestigiosa de la industria cinematográfica", explica Brad Oltmanns, socio de PwC y líder del recuento de las votaciones de los Oscar desde 2004.  "Nuestro trabajo con la Academia es un buen ejemplo del servicio – basado en un alto grado de confianza, precisión y valor- que PwC proporciona a los clientes".

El pasado lunes 27 de diciembre 2010, en una primera fase, se enviaron las papeletas por correo a los 5.755 miembros de la Academia con derecho a voto. Un grupo de profesionales de PwC se encargaron de efectuar un recuento manual que garantiza el máximo nivel de exactitud, objetividad y confidencialidad. El martes 25 de enero se anunciaron los nominados y, el 22 de febrero, Brad Oltmanns y Rick Rosas se encargarán personalmente de  efectuar el recuento final del que saldrá la identidad de los ganadores de este año.

Pasado mañana, viernes, Oltmanns y Rosas tendrán los resultados definitivos y el sábado preparan los sobres con los nombres de los ganadores. El día de la ceremonia, los dos socios de PwC acceden a la gala de los Oscar por rutas distintas y totalmente secretas, llevan consigo una copia de seguridad de todos los sobres que guardan los premiados de las estatuillas y, además, memorizan los 24 ganadores. Finalmente, se encargan de entregar en mano los sobres -con cada uno de los galardonados- a los presentadores justo antes de que salgan al escenario.

De los 77 años que PwC lleva encargándose del recuento de los Oscar, se desprenden algunas cifras curiosas. Más de 450.000 es el número aproximado de votos contabilizados; más de 2.575 es el número de sobres de ganadores de los Oscar proporcionados desde que el sistema actual fue introducido en 1941; 1.700 son las horas que cada año dedican los profesionales de PwC a contar y verificar manualmente los votos; 7 es el número de días que se tarda en contar los votos para las nominaciones; y 3, para los premios.

El 3D impacta de lleno en la industria del cine

Coincidiendo con la semana previa a la entrega de los Oscar, PwC ha lanzado su informe 3D Here and Now… sobre la evolución y el impacto del 3D en la industria del entretenimiento. La proliferación de este tipo de películas en 2010 tuvo un impacto muy positivo en la industria cinematográfica. Desde el punto de vista de los ingresos, el estudio señala que entre el 50% y el 70% de las ganancias en taquilla del cine provienen de películas de este tipo. Durante los primeros ocho meses de 2010, ocho de las veinte películas con mayor recaudación fueron en 3D, en comparación con las tres de 2009 y solamente una en 2008. Además, tal y como ya sucedió el pasado año, las nominaciones al Oscar de mejor película incluyen una producción en tres dimensiones (Toy Story 3).

El 3D está manteniendo los ingresos de la industria pese a la caída en el número de entradas vendidas. El informe explica que las producciones en 3D duplican o triplican los ingresos generados por las películas en dos dimensiones. Antes esta situación, tanto productores como propietarios de las salas de cine comienzan a apostar seriamente por el 3D. Los primero producen más películas en ese formato -de momento, en 2011 ya hay programadas más de 40 producciones en 3D y se espera que para 2015, el 15% de las películas tenga su versión en 3D (Hollywood calcula que para su producciones este porcentaje se incrementará hasta el 25%)-. Por su parte, las salas de reproducción están incentivando su conversión tecnológica al 3D.

El estudio dedica un apartado final a algunas perspectivas que marcarán el futuro del 3D en la industria cinematográfica. Aunque el aumento en el precio de una entrada convencional a una con 3D será variable y dependerá de la calidad y potencial de la película, se prevé que, de media, se situará entre los 2 y 3 dólares por entrada. En relación a la adaptación a pantallas digitales para 3D, se espera que  -gracias a las buenas previsiones de recaudación y producción de películas en 3D- sea mayoritaria entre las grandes compañías propietarias de salas de reproducción. Por último, además de los costes más altos de producción, el principal escollo para las películas en 3D continúa siendo la aceptación por parte de muchos directores.

Para más información

  • Contacto: Xavi Janer - Prensa PwC -
    Teléfono: 91 568 42 75