Nota de prensa

Informe de PwC sobre los mercados bursátiles

La falta de liquidez empuja a las bolsas a un proceso de consolidación

  • El estudio prevé una futura ola de fusiones y adquisiciones en los próximos cinco años proveniente de los países emergentes, que buscarán, si los obstáculos normativos lo permiten, oportunidades más allá de sus fronteras
  • Con una capitalización de mercado de 2.600 millones de dólares, la bolsa de Madrid, que aglutina todas las españolas, es la mayor bolsa europea que permanece fuera del control de alguno de los grandes conglomerados internacionales.

Madrid, 12 de septiembre de 2011. La caída de los mercados bursátiles provocada por la recesión económica ha empujado a las bolsas hacia un proceso de consolidación con el fin de incrementar cuota de mercado y, de esta forma, poder mantener los márgenes. Además, un entorno de mayor competencia con nuevos actores en el mercado, debido a cambios regulatorios en EEUU y Europa, también ha impulsado fusiones y adquisiciones en la industria. Esta una de las principales conclusiones que se desprende del informe ‘Trading blocs – What next for the stock exchanges?’, elaborado por PwC, que analiza la evolución de las bolsas en todo el mundo.

Entre 2007 y 2009 tuvo lugar una importante consolidación de las bolsas en Occidente a través de acuerdos, como la adquisición de la Bolsa de Italia por parte de la bolsa londinense por más de 2.600 millones de dólares o la compra de Euronext (Holanda) por parte de la bolsa de Nueva York (NYSE) por un importe superior a los 10.000 millones de dólares (ver cuadro). Al mismo tiempo, los reguladores europeos y estadounidenses permitieron la entrada de nuevos competidores de bajo coste, como Chi-X, BAT Global Markets o Direct Edge, que ofrecen plataformas alternativas a las bolsas tradicionales. Las dos primeras han logrado una cuota de mercado del 20% en Europa y, el pasado mes de febrero, anunciaron su fusión (ver gráfico).

SInforme de PwC sobre los mercados bursátiles

Por lo que se refiere a las bolsas europeas, no está claro que las más pequeñas sean absorbidas por otras de mayor tamaño. De cualquier manera, sí parece que, a largo plazo, la viabilidad de las pequeñas bolsas europeas dependerá de que un actor especializado promueva los intereses de parqués de pequeña capitalización o de la adquisición por parte de un grupo más grande. El informe destaca el caso de la bolsa española. Con una capitalización de mercado de 2.600 millones de dólares, la bolsa de Madrid, que aglutina todas las españolas, es la mayor bolsa europea que permanece fuera del control de alguno de los grandes conglomerados internacionales.

Países emergentes

El estudio prevé una ola de fusiones y adquisiciones en los próximos cinco años proveniente de los países emergentes, que buscarán, si los obstáculos normativos lo permiten, oportunidades más allá de sus fronteras. El desplazamiento del eje de crecimiento de Occidente hacia esas nuevas economías emergentes, y los flujos de capital asociados, está produciendo un profundo cambio en la estructura del sector a nivel global. Regiones como Asia o Latinoamérica tienen la ventaja obvia de encontrarse en las zonas con mayores porcentajes de crecimiento económico.

En Hong Kong y otras bolsas asiáticas, se ha incrementado el número de productos de doble cotización de compañías occidentales interesadas en acceder a regiones que disponen de mayor capital. Por ejemplo, la región de Asia-Pacífico ha experimentado un crecimiento significativo en el valor de las operaciones bursátiles en la última década, registrando un aumento del 20% entre 2000 y 2010; por su parte, en América y en la región EMEA descendió un 14% y 6%, respectivamente.

Sin duda, el crecimiento del mercado de capitales en esas regiones estimulará las operaciones en los próximos años, ya que estos nuevos actores buscarán globalizar sus modelos de negocio, alejándose de estructuras basadas en centros aislados de liquidez regional. Sin embargo, hay algunos aspectos que pueden dificultar la expansión internacional. En Asia, por ejemplo, no existe un regulador nacional para todas sus bolsas, por lo que no se han desarrollado medidas encaminadas al fomento de las fusiones internacionales.

El estudio concluye afirmando que el futuro del mercado global de las bolsas estará dominado por unos pocos actores que, gracias a su integración con otros aliados, podrán liderar el mercado mundial.


 

Vicente García, director de Mercado de Capitales de PwCPara, Vicente García, director del grupo de mercado de capitales de PwC, "las dificultades –políticas, regulatorias- de llevar a cabo procesos de fusión entre bolsas occidentales han frenado la realización de algunas operaciones. Sin embargo, la situación actual de los mercados puede obligar a su reactivación. En lo que respecta a la Bolsa de Madrid, podría estar interesada en estrechar sus lazos con los mercados hispanoamericanos, en particular si algún proceso de fusión en la zona fructificara”.

 
 

Para más información

  • Contacto: Xavier Janer - Prensa PwC-
    Teléfono: 91 568 42 75