Notas de prensa

Informe Pharma 2020 de PwC sobre el futuro del mercado farmacéutico

La transformación de la cadena de suministro y la atención personalizada, claves para la sostenibilidad de la industria farmacéutica

  • La creciente importancia de las nueva terapias y productos, los mercados emergentes, nuevos modos en la prestación de asistencia sanitaria, la evolución en la concesión de licencias y las preocupaciones ambientales, algunos de los factores que empujarán el cambio
  • Los analistas del sector predicen que, para el año 2016, las vacunas y productos basados en procesos biotecnológicos ya representarán el 23% del mercado mundial, en comparación con el 17% de 2009. La base de los productos será cada vez más diversa, y se verán importantes avances en la nanotecnología, en la reingeniería de tejido, la investigación con células madre y otras disciplinas que ya han comenzado a dar resultados

Madrid, 22 febrero 2011. La industria farmacéutica necesitará transformar su cadena de suministro y centrarse en la atención personalizada del paciente y sus resultados para asegurarse su supervivencia en la próxima década. Esta es una de las principales conclusiones de una nueva entrega del estudio Pharma 2020 –en esta ocasión centrado en la cadena de suministro–, sobre el futuro del mercado farmacéutico. La creciente importancia de los mercados emergentes, nuevos modos de prestación de asistencia sanitaria, la evolución en la autorización de medicamentos (live licensing) y las preocupaciones ambientales empujan a las compañías farmacéuticas a un cambio radical en sus procesos de fabricación y cadenas de suministro, incapaces de afrontar las nuevas exigencia del mercado.

Durante los próximos diez años, las empresas farmacéuticas tendrán que gestionar una amplia red de proveedores de servicios, así como hacer frente a la fabricación y distribución de sus propios productos. En 2020, la gestión de la información entre empresas farmacéuticas, sistemas sanitarios, pacientes y médicos será tan importante como el propio producto. Las cadenas de suministro, por lo tanto, deben evolucionar para dirigir y gestionar este cambio, y las empresas tendrán que adquirir una compresión mucho más profunda de los pacientes y sus necesidades de atención sanitaria.

Los avances y aplicaciones de la tecnología jugarán un papel crucial en esta transformación y permitirán a las farmacéuticas producir y distribuir sus productos de forma eficiente. La tecnología posibilitará, por ejemplo, el diseño y validación del proceso de fabricación de forma virtual a través de los principios de la calidad mediante el diseño (Quality by Design). Estas mejoras no solamente acelerarán la validación de nuevos procesos, sino que también facilitarán la rápida reconfiguración las líneas de producción ya existentes para otros productos.

La tecnología también irrumpirá con fuerza en la distribución de las farmacéuticas. El cloud computing les proporcionará las plataformas de información que necesitan para compartir datos de forma segura y económica con proveedores de todo el mundo, analizar la información rápidamente y responder a cambios repentinos en la oferta y la demanda. Al mismo tiempo, con las tecnologías de seguimiento controlarán el emplazamiento exacto de los productos, desde que salen de la fábrica hasta que lleguen al cliente final (requisito cada vez más indispensable para los nuevos tipos de productos basados en la biotecnología, con un alto valor por unidad y requisitos especiales de entrega).

Los analistas del sector predicen que, para el año 2016, los productos farmacéuticos y vacunas basadas en la biotecnología ya representarán el 23% del mercado mundial, en comparación con el 17% de 2009. La base de los productos será cada vez más diversa, y se verán importantes avances en la nanotecnología, la reingeniería de tejido, la investigación con células madre u otras disciplinas que ya han comenzado a dar resultados.

Informe Pharma 2020 de PwC sobre el futuro del mercado farmacéutico

El informe dedica un capítulo final a algunas conclusiones. Destaca la necesidad de las compañías de proporcionar una amplia gama de servicios para que sean más efectivos sus tratamientos médicos y, además, también tendrán que velar por la eficacia de sus intervenciones. La industria deberá garantizar que los paquetes de asistencia sanitaria que desarrolle estén perfectamente integrados con las vías de atención para todas las enfermedades que tratan.

Por último, el estudio señala que las empresas que liderarán el mercado serán aquellas que tomen la iniciativa y empiecen a construir cadenas ágiles y eficientes -ya sean virtuales o físicas. Esas empresas serán los que utilizarán sus cadenas de suministro para diferenciarse de su competencia.

Para Rafael Rodríguez, socio responsable del sector farmacéutico de PwC, “la capacidad de integrar la información, productos y servicios en una oferta de servicios coherente, que ofrezca un mayor valor y comprenda mejor las necesidades de los pacientes es vital. Las empresas farmacéuticas de mayor éxito serán aquellas que reconozcan el valor que tiene su cadena de suministro, la adapten a las necesidades actuales del mercado y aprovechen esa transformación como valor diferencial”.

Para más información

  • Contacto: Xavi Janer - Prensa PwC -
    Teléfono: 91 568 42 75