Nota de prensa

Nueva York, Toronto y San Francisco lideran el ranking que elabora PwC, a partir de 66 indicadores

Madrid, entre las cinco ciudades con mayor influencia económica del mundo

Madrid, 03 mayo de 2011. Madrid se encuentra entre las cinco ciudades con mayor influencia económica del mundo, según el informe “Cities of Opportunity” 2011 elaborado conjuntamente por PwC y The Partnership of New York y que se ha hecho público hoy en todo el mundo. El trabajo indica que la capital de España se encuentra por primera vez entre las 26 ciudades con mayor proyección de futuro del mundo desde el punto de vista económico, cultural y social (el estudio se realiza desde 2007). En concreto, Madrid se sitúa en la posición número 15, inmediatamente detrás de ciudades como Tokio, Berlín o Los Ángeles. El ranking lo lidera Nueva York, por un estrecho margen, seguida de Toronto, San Francisco, Estocolmo y Sídney.

Madrid, entre las cinco ciudades con mayor influencia económica del mundo

El informe se circunscribe al análisis de aquellas ciudades que son capaces de conjugar, al mismo tiempo, su relevancia como centros económicos y financieros con su capacidad para ofrecer a sus habitantes una buena calidad de vida tanto ahora, como en el futuro próximo. En este sentido, el documento incluye 66 indicadores agrupados en diez variables principales como son: capital intelectual e innovación; preparación tecnológica; infraestructuras de transporte y logística; demografía y habitabilidad; influencia económica; coste de vida, estilo de vida; salud y seguridad; facilidad para hacer negocios y sostenibilidad.

El informe califica a Madrid como “el competidor silencioso”, debido a sus fortalezas tanto en los ámbitos económicos como en los relativos a la calidad de vida, y destaca “los activos de la capital en aspectos tan variados como el financiero, el sanitario o el de transportes e infraestructuras”. Concretamente, Madrid ocupa el quinto lugar en tres de los indicadores principales, como son los de influencia económica, “por su fortaleza como centro financiero global” -sólo por detrás de Londres, París, Nueva York y Hong Kong; el de demografía y habitabilidad -empatada con Los Ángeles y tras Estocolmo, Sídney, Toronto y San Francisco-; y en la variable de infraestructuras de transporte y logística -después de París, Chicago, Nueva York y San Francisco- gracias, entre otras cuestiones, “a la eficiencia en los accesos de los distritos financieros de la ciudad a los aeropuertos”. Además, se sitúa en la cuarta posición por la calidad de su sistema sanitario, después de Tokio, Singapur, y Estocolmo.

 

La irrupción de las ‘beta cities’

Del estudio se desprenden conclusiones interesantes. Entre las cinco primeras ciudades, sólo Nueva York se mantiene a duras penas entre las grandes metrópolis tradicionales -conocidas como alpha cities-, mientras que Londres, París y Hong Kong se caen de las primeras posiciones y Tokio lo hace hasta posición 14. Sin embargo, en el top five irrumpen ciudades como Toronto, San Francisco, Estocolmo y Sídney –las llamadas beta cities-, hasta hace relativamente poco, consideradas como centros relevantes sólo desde un punto de vista nacional o continental, pero que ahora surgen como verdaderos competidores de los grandes centros urbanos internacionales.

Estocolmo encabeza los rankings de capital intelectual e innovación, salud y seguridad y el de demografía y habitabilidad; y Toronto aparece entre las cinco primeras, en siete de los diez indicadores principales. “Parece claro que las ciudades más atractivas serán aquellas en la que sus habitantes sientan que tienen oportunidades no sólo desde el punto de vista económico, sino también desde una perspectiva cultural, social e, incluso, emocional”, asegura José Antonio Peláez, socio responsable de sector público de PwC. “Aquellas que apuesten por un crecimiento dinámico e inteligente, donde aspectos tangibles e intangibles como las infraestructuras, la salud, la calidad de vida, la capacidad de innovación tengan un peso determinante, serán las más deseadas por los ciudadanos”. Un factor común en el coinciden todas las ciudades es en la necesidad de abandonar los viejos modelos de crecimiento industrial y apostar por nuevos modelos basados en el valor añadido.

El informe destaca la correlación directa entre algunos de los indicadores, como son los de capital intelectual e innovación y salud y seguridad. Las personas más innovadoras y capacitadas intelectualmente eligen donde quiere vivir; y desean hacerlo en aquellas ciudades que, en mayor medida, garantizan su salud y su seguridad. Estos ciudadanos innovadores apuestan también por lugares donde sea fácil hacer negocios, que estén tecnológicamente preparados y donde puedan disfrutar de una mejor calidad de vida. Casi todos ellos factores no económicos. (Abajo, en el gráfico, se observa como los cinco indicadores de la parte superior izquierda son los que tiene una mayor correlación positiva entre sí y los de la parte inferior derecha una correlación más negativa más fuerte).

Así son los diez indicadores y las grandes tendencias.

1.- Capital Intelectual e Innovación. Estocolmo#1, Toronto #2, Nueva York/San Francisco#3. (Madrid#14). Incluye nueve variables entre las que se encuentra el número de alumnos por clase, el de bibliotecas públicas, el nivel de los estudiantes en matemáticas y en ciencias, el porcentaje de población con estudios superiores y la capacidad investigadores de sus universidades, entre otros.

  • Transformar el sistema educativo en resultados económicos palpables es uno de los principales retos a los que se enfrentan las principales ciudades del mundo. Incluso aquellas con unos mejores estándares en materia de investigación universitaria son incapaces de convertir su capital intelectual en éxitos económicos.
  • Las ciudades que peor puntuación han conseguido en este apartado -como Shanghái, Beijing, Moscú, Sao Paulo o Mumbai- pertenecen, en muchos casos a las áreas económicas más dinámicas del planeta.

2.- Preparación Tecnológica: Nueva York #1, Seúl #2, Estocolmo #3. (Madrid#19). Incluye cuatro indicadores: acceso a internet, capacidad de banda ancha, economía digital y desarrollo de la industria del software y multimedia.

  • Las ciudades que quieran ser punteras deberán poner en marcha programas que les permitan atraer a la población con mayores capacidades tecnológicas, así como a los grandes inversores de capital. Nueva York, que acoge a más del 10% de los profesionales que trabajan en los sectores tecnológico y financiero en Estados Unidos, es un claro ejemplo.

3.- Transportes e Infraestructuras: París #1, Chicago #2 y Nueva York #3. (Madrid #5). Incluye nueve indicadores como la cobertura y el coste del transporte público, el acceso de las áreas de negocio a los aeropuertos, la congestión del tráfico o el número de milla de transporte por ferrocarril, entre otros.

  • Las infraestructuras de transportes son un eje fundamental en el desarrollo de las ciudades. Sin embargo, no basta con tenerlas. Moscú, con uno de los mejores Metros del mundo no pasa de mitad de la tabla. El coste del transporte público así como una eficiente gestión de la congestión del tráfico en superficie son algunos de los factores clave en este ámbito.
  • Las autoridades municipales en todo el mundo, como las de Estocolmo o Londres, han apostado en los últimos años por sistemas de pago para combatir las congestiones de tráfico en el acceso al centro de las ciudades. Singapur, además, ha puesto en marcha medidas para desincentivar la compra de automóviles. De hecho, en la actualidad sólo 122 de cada mil habitantes poseen vehículo propio, por los 780 por cada mil habitantes de, por ejemplo, Estados Unidos.

4.- Demografía y habitabilidad: Estocolmo #1, Toronto #2 y Sídney #3. (Madrid #5). Incluye siete indicadores como, por ejemplo, la población en edad de trabajar, la rapidez de los traslados de los trabajadores, el stock de vivienda o la calidad de vida.

  • El clima puede ser bueno o malo; la velocidad en los traslados de los trabajadores rápida o una auténtica tortura; la ciudad puede estar condenada ser invadida poco a poco por el mar pero un buen parque de viviendas es, según se desprende del informe, un requisito esencial para que una ciudad tenga un balance socio económico positivo.

5.- Influencia Económica: Londres, París y Nueva York. (Madrid #5). Incluye ocho indicadores como el número de sedes principales de la 500 mayores empresas del mundo, el empleo en el sector de servicios financieros y de negocio, la capitalización del mercado bursátil, el nivel de protección de los accionistas, la inflación, la atracción de inversión extranjera directa o la inversión en proyectos verdes, entre otros.

  • La influencia cultural de una ciudad solo puede convertirse en un factor diferencial si se ve acompañada por un fuerte respaldo económico y financiero, como los demuestran los casos de Berlín, Mumbai y Estambul.

6.- Coste de la vida: Houston #1, Los Ángeles#2 y Chicago#3. (Madrid #14). Incluye cinco variables como, por ejemplo, el pago de impuestos, el coste de montar un negocio, el coste de la vida o el nivel de viajes de negocio.

  • La crisis ha provocado que las ciudades, en principio, más ricas se hayan convertido también en las menos caras. Las cuatro principales ciudades que lideran este indicador -Houston, Los Ángeles, Chicago y San Francisco- con sorprendentemente los lugares donde es más barato hacer negocios. El reto que tienen ahora es intentar mantener este estatus en los próximos años.

7.- Estilo de Vida: Nueva York #1, París#2 y Londres #3, (Madrid #16). Incluye seis indicadores: actividad cultural; deportiva y de tiempo libre; el porcentaje de espacios verdes: el impacto del skyline; las habitaciones de hotel disponibles o el número de turistas internacionales.

  • Las mega metrópolis tradicionales siguen siendo los grandes laboratorios culturales y artísticos del planeta y ciudades como Nueva York, Londres y París continúan liderando los aspectos relativos al estilo de vida.

8.- Salud y seguridad: Estocolmo #1, Toronto #2 y Chicago #3 (Madrid #14). Incluye cinco variables: número de hospitales, calidad del sistema de salud, los cuidados al final de la vida de los mayores, los niveles de criminalidad y el entono político.

  • Las personas más innovadoras y capacitadas intelectualmente eligen donde quiere vivir; y desean hacerlo en aquellas ciudades que, en mayor medida, garantizan su salud y su seguridad.

9.- Facilidad para hacer negocios: Hong Kong #1, Singapur #2 y Nueva York #3 (Madrid #18). Incluye nueve variables como, por ejemplo, la facilidad para emprender un negocio, la facilidad de contratación, la rigidez del horario laboral o la flexibilidad del despido, entro otros.

  • El estudio revela que lo que realmente importa a la hora de facilitar la puesta en marcha de nuevos negocios es una mezcla entre flexibilidad laboral, apertura al resto del mundo y la facilidad para crear y mantener una empresa. Un aspecto que tiene mucho que ver con el contexto normativo y fiscal de la ciudad.

10.- Sostenibilidad: Berlín #1, Sídney #2 y Estocolmo #3. (Madrid #10). Incluye cuatro indicadores: la huella de carbono de la ciudad, el consumo de energía renovable, y el nivel de polución del aire y de reciclaje.

  • Los modelos de desarrollo de las ciudades basados en la revolución industrial han quedado obsoletos. Como era previsible, ciudades procedentes de regiones económicas más desarrolladas como Sídney, Singapur, Berlín, Toronto o San Francisco ya tienen en marcha planes de crecimiento sostenible. Llama la atención, sin embargo, como otras ciudades que todavía luchan por prestar a sus ciudadanos los servicios más básicos, como Johannesburgo, están también avanzando sensiblemente en materia de sostenibilidad.

Cities of Opportunities 2011 ha sido elaborado por PwC y The Partnership of New York –una institución empresarial integrada por los CEOs de las principales compañías con sede en Nueva York-. El estudio surge en 2007 como una iniciativa de The Partnership of New York y de PwC para analizar que debía hace la ciudad de los rascacielos para mantenerse entre las grandes metrópolis del planeta.

El informe se ha elaborado a partir de datos públicos provenientes de tres fuentes principales: organizaciones globales multinacionales, como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional; estadísticas nacionales de cada uno de los países/ciudades participantes y proveedores privados. Los datos han sido recopilados durante el segundo y tercer trimestre del año pasado y, en su mayoría, son cifras de los ejercicios 2009 y 2010.

Para más información

  • Contacto: Xavi Janer. Prensa PwC
    Teléfono: 91 568 42 75