Transparencia

Una organización cristalina en el qué y en el cómo.
Transparencia
 

PwC es una organización global y por tanto compleja. Pero creemos que esas características son compatibles con el principio de transparencia, que aplicamos a lo que hacemos y a cómo lo hacemos. El objetivo es generar confianza entre todos nuestros grupos de interés y hacer visible el valor de nuestra red de servicios profesionales

En PwC revisamos constantemente nuestras prácticas corporativas para asegurarnos de que la gente entiende nuestra forma de trabajar.

La claridad y la transparencia son valores crecientemente apreciados por nuestros clientes, por nuestros profesionales y por la sociedad en su conjunto, y nuestra respuesta es explicar mejor la estructura de PwC y sus criterios de funcionamiento. Esto nos obliga a hacer un esfuerzo de comunicación en áreas tan importantes como la calidad del servicio, la política de independencia, el gobierno corporativo, la cultura empresarial, la metodología para fijar las retribuciones o el control de riesgos.

Además, las firmas de PwC fomentan que todos sus profesionales actúen de forma ética y adecuada, en especial cuando tienen que tomar decisiones difíciles.

Todas las firmas que integran PwC son conscientes de la importancia de estos criterios para el conjunto de la organización y se comprometen a supervisar de forma estricta su cumplimiento. Entendemos que esa es la mejor manera poner en valor la fuerza de nuestra red internacional.

Una estructura flexible

Una estructura flexiblePwC está estructurada como una red de firmas separadas. Las firmas que forman parte de la red son entidades legales separadas e independientes, cada una de las cuales opera localmente de manera individual, si bien están conectadas a nivel internacional con las otras firmas miembro que forman parte de la red PricewaterhouseCoopers International Limited (PwCIL). Esta estructura ofrece a las firmas de PwC flexibilidad y agilidad para operar tanto a nivel local como internacional, creando una plataforma en la que comparten conocimientos, habilidades y recursos. Todo ello nos permite ofrecer de manera uniforme servicios de alta calidad.

PwCIL no presta servicios de auditoría ni servicios a clientes ni opera con terceros. Su propósito es actuar como entidad coordinadora para las firmas de la red PwC. PwCIL trabaja para desarrollar e implantar políticas e iniciativas que creen un enfoque común y coordinado para las firmas de la red PwC y se centra en ámbitos clave, como la estrategia, la marca, el riesgo y la calidad.

Criterios de calidad

Criterios de calidadPara poder ser miembro de la red de PwC es necesario aplicar unos criterios comunes. Cada una de las firmas es responsable de su propio comportamiento en cuestión de riesgos y calidad, así como de impulsar mejoras en caso necesario. Para potenciar la transparencia y la uniformidad, el responsable de cada firma miembro suscribe una confirmación anual del cumplimiento de determinados estándares. Estos criterios incluyen ámbitos como la independencia, la ética y la conducta profesional, la gestión de riesgos en las áreas de Auditoría, Consultoría y Fiscal y Legal, el buen gobierno, la lucha contra el soborno y la protección de datos y de la privacidad.

Existen una serie de procesos comunes que ayudan a las firmas de PwC a aplicar dichos estándares. Estos son los principales:

  • Nuestra forma de trabajar. Todas las personas que trabajan en PwC tienen la obligación de conocer, comprender y cumplir las directrices del Código de Conducta, así como los valores de excelencia, trabajo en equipo y liderazgo en los que se fundamenta.
  • Cultura sostenible. Nuestra cultura está basada en la ética, la objetividad, el espíritu crítico y la cooperación entre firmas.
  • Políticas. Las políticas de las firmas están basadas en los criterios comunes de la red de PwC. Las firmas tienen acceso a una serie de metodologías comunes y materiales de apoyo para multitud de servicios.
  • Calidad. Cada firma es responsable de realizar un seguimiento de la efectividad de sus sistemas de control de calidad. Esto incluye realizar autoevaluaciones de sus sistemas y revisiones independientes de trabajos específicos.

Política de independencia

Política de independenciaLos auditores deben ser objetivos en todos los aspectos de su trabajo. Para conseguirlo, un factor clave es la independencia, que debe expresarse tanto en la manera de pensar como en su apariencia. Las firmas de PwC refuerzan estos principios a través de una combinación de acciones, que incluyen gestionar la política de independencia desde la alta dirección, efectuar consultas independientes en aspectos que requieran juicios de valor, realizar formación continua y reforzar el cumplimiento estricto de los requisitos de independencia.

Remuneración basada en el rendimiento

Remuneración basada en el rendimientoUn elemento fundamental de la cultura de PwC es la existencia de unos principios comunes para la remuneración de los socios, que se basa en el desempeño y calidad del trabajo desarrollado. Estos criterios establecen que las firmas deben retribuir a los socios en base a tres elementos principales: su función dentro de la estructura del negocio, cómo han desempeñado sus responsabilidades y cuál ha sido el rendimiento de PwC en su conjunto.

La estructura de este esquema retributivo basado en el rendimiento se adapta al escenario regulatorio del país o área correspondiente, de tal forma que cada firma tiene su propio sistema de compensación para sus socios y para el resto de los profesionales.

Formación para la excelencia

Formación para la excelenciaEl enfoque de PwC con respecto a la formación consiste en ofrecer a sus profesionales un amplio programa de cursos desarrollados con arreglo a estándares globales, al tiempo que se proporciona apoyo al equipo responsable del área de formación de las firmas. También se promueve la responsabilidad personal de cara a la formación continua.

Nuestras soluciones de formación están diseñadas para estimular el juicio profesional, el espíritu crítico y la excelencia técnica y profesional, con el fin de alcanzar la calidad en todo lo que hacemos, en respuesta a las necesidades que hemos identificado entre nuestros profesionales.