Escuchar a nuestra comunidad

La responsabilidad corporativa está profundamente enraizada en el desarrollo de nuestro negocio.
Escuchar a nuestra comunidad
 

¿Qué opinan de nosotros los que nos rodean? Si escuchamos lo que dice la gente, la crisis ha hecho mella en la imagen de empresas e instituciones, que son acusadas con frecuencia de dar prioridad a los objetivos a corto plazo y de ignorar su papel como elemento de cohesión de la sociedad. Para superar esa pérdida de credibilidad, debemos reforzar la apuesta por el liderazgo responsable, los valores éticos y la cultura corporativa.

En PwC asumimos el compromiso de liderazgo responsable en una doble dirección. Desde dentro, aplicamos esos principios a nuestra actividad interna. Hacia fuera, estimulamos el debate para la difusión de las buenas prácticas corporativas e influimos para conseguir un cambio positivo en nuestro entorno. De esta manera, conseguimos que la responsabilidad corporativa esté profundamente enraizada en el desarrollo de nuestro negocio.

Pierre Buffet, senior manager de Estrategia y Operaciones de PwC

Pierre Buffet, senior manager de Estrategia y Operaciones de PwC


Teresa Castro, participante en el proyecto Impulsa de la Cruz Roja de Senegal

Teresa Castro, participante en el proyecto Impulsa de la Cruz Roja de Senegal


La idea de responsabilidad se desarrolla a través de distintos ejes. La base es sencilla: hacer las cosas bien. Los criterios de ética, integridad, honradez, independencia y transparencia inspiran nuestra forma de comportarnos. A partir de ahí, nuestra estrategia se centra en la defensa de una economía baja en carbono (lo cual incluye la apuesta por la sostenibilidad ambiental, pero también por la eficiencia energética), la potenciación de la actividad de los emprendedores, en especial los de carácter social, y la contribución a las comunidades en las que trabajamos a través de programas de voluntariado. La actividad de la Fundación de PwC, que canaliza buena parte de estos esfuerzos, es la garantía de que los principios de responsabilidad se proyectan más allá de nuestra propia gestión empresarial.

La ética sencilla de hacer lo correcto

La ética sencilla de hacer lo correctoNuestro comportamiento profesional está inspirado por el Código de Conducta de PwC, que recomienda tener siempre en cuenta la dimensión ética de nuestras acciones. Eso significa que hacemos negocios con integridad, protegemos nuestra reputación y la de nuestros clientes, tratamos a las personas y al entorno con respeto, y nos comportamos de forma socialmente responsable.

Estas orientaciones generales para hacer las cosas bien se complementan con nuestro marco para la adopción de decisiones éticas. En ese documento establecemos un protocolo que guía nuestras actuaciones en aquellas circunstancias en que podamos tener dudas sobre la forma de comportarnos. En esos casos, el análisis del riesgo, la responsabilidad, el estricto respeto a la normativa de PwC y las recomendaciones de las personas adecuadas son los elementos de referencia para tomar decisiones que puedan afectar a nuestra reputación o a la de nuestros grupos de interés.

La Fundación de PwC

La Fundación de PwC

Nuestra estrategia de liderazgo responsable se completa con la actividad de la Fundación de PwC, que gestiona iniciativas de apoyo a las comunidades en las que nos movemos a través de programas sociales.

Uno de los ejes centrales de la visión de PwC es el apoyo a los emprendedores y la innovación como motores de creación de valor. El emprendimiento es un concepto clave en nuestra manera de hacer las cosas (más que profesionales nos consideramos emprendedores) y que nos diferencia de los demás.

La Fundación de PwC también contribuye a identificar y apoyar, en colaboración con distintas instituciones, proyectos de innovación social y de emprendedores que combinan el impacto en la sociedad con la viabilidad económica. Para ello, promovemos programas como Momentum Project (una iniciativa estratégica de BBVA y Esade, en colaboración con PwC, para apoyar a los emprendedores sociales); Ashoka (también en el ámbito del emprendimiento social); Junior Achievement (para el fomento del espíritu emprendedor entre los jóvenes); el Libro Blanco de los emprendedores sociales. Asimismo, contamos con el programa de Liderazgo Social para ONGs de PwC y Esade; el proyecto Más Social que, en colaboración con la Fundación Barrié de la Maza, orienta a las entidades sociales gallegas hacia una dirección y gestión profesional económicamente sostenible; y el proyecto Néstor que, junto con Esade, pone a disposición de líderes sociales el apoyo de nuestros líderes de negocio de PwC.

La obligación del voluntariado

La obligación del voluntariado La Fundación de PwC colabora con la Fundación Reina Sofía en el proyecto Alzheimer, con Unicef, con la Fundación ONCE, con la Fundación Príncipe de Asturias, con la Fundación Bertelsmann, con Cáritas, con Cruz Roja, con la Fundación Tomillo, con la Fundación Lealtad, entre otras muchas instituciones. Nuestros programas de voluntariado con Cruz Roja son especialmente valiosos para nosotros. No solo por lo que suponen de contribución a causas solidarias; además, permiten a algunos de nuestros profesionales cumplir su sueño de participar como cooperantes en distintos proyectos internacionales en países como Vietnam, Guatemala, Timor Oriental, República Dominicana o Panamá, lo que les da la posibilidad de crecer personal y profesionalmente.

Estas colaboraciones y programas se canalizan a través del proyecto PwC Impulsa, cuyo objetivo es identificar los proyectos donde las organizaciones sociales necesiten la aportación de las competencias y capacidades de nuestros profesionales. Como firma responsable, creemos que es nuestra obligación devolver a la sociedad parte de lo que recibimos de ella, ya sea en forma de horas de servicios profesionales (que no se remuneran o se hacen en condiciones de semigratuidad) o a través del voluntariado.

Predicando con el ejemplo en medio ambiente

Predicando con el ejemplo en medio ambientePwC ayuda a sus clientes a adoptar una política coherente de sostenibilidad medioambiental, pero además predica con el ejemplo. La Torre PwC, el edificio que acoge nuestra sede corporativa en Madrid, nos ha convertido en la primera empresa de España y la primera de servicios profesionales de Europa en obtener el certificado LEED Oro, que acredita la eficiencia energética y medioambiental. El certificado es concedido por el Consejo de la Construcción Verde en Estados Unidos, máximo organismo a nivel mundial en este ámbito. Por cuarto año consecutivo, hemos calculado nuestra huella de carbono corporativa, que mide nuestro impacto directo e indirecto sobre el cambio climático y el pasado ejercicio redujimos el consumo de papel en un 6%, el de agua en un 8% y el de energía en un 9%. Además, estamos estudiando distintas alternativas para ser una firma carbono neutral.

Nuestra preocupación por la sostenibilidad nos llevó a estar presentes en la cumbre de Río+20, que concluyó sin un acuerdo global. El compromiso de iniciar un proceso de transición hacia una economía verde se quedó en el aire. Sin embargo, la cumbre brasileña confirmó que las grandes empresas mundiales están dando pasos hacia adelante para que los aspectos medioambientales, éticos y de buen gobierno se conviertan en una referencia de gestión. Disponer de una buena estrategia en este campo es una condición imprescindible para aumentar ingresos, reducir gastos, limitar riesgos y fidelizar y captar nuevos inversores.