La Unión Bancaria, un proceso irreversible en marcha

Informe del Centro del Sector Financiero de PwC e IE Business School 

La puesta en marcha, este año, de la Unión Bancaria conllevará consecuencias muy importantes para las entidades, como son la reducción de la fragmentación financiera, una mayor resistencia ante futuras crisis bancarias o una mejor comparabilidad con el resto de bancos europeos.  Así se destaca en el informe La Unión Bancaria, un proceso irreversible en marcha, elaborado por el Centro del Sector Financiero de PwC e IE Business School.

El proceso, además, podría impulsar en el medio y largo plazo un periodo de concentración y consolidación de la banca europea que elevara sus niveles de rentabilidad  y de respuesta a las exigencias de la nueva normativa única. 

El documento hace un análisis en profundidad de los cuatro pilares sobre los que se basa la nueva legislación (Mecanismo Único de Supervisión, Mecanismo Único de Resolución, Red de Seguridad y Regulación Única) y señala dos tipos de impactos  para las entidades financieras, en función del calendario de la entrada en vigor de la normativa: en el corto, hasta 2016, y en el medio y largo plazo,  a partir de entonces.