Passing the stress test

PwC survey on regulatory stress testing in banks

La banca mundial, en general, y la europea, en particular, no cuenta con suficientes recursos para hacer frente a las nuevas exigencias regulatorias derivadas de los ejercicios obligatorios de estrés.  El informe Passing the stress test, realizado por PwC a partir de una encuesta realizada a 24 bancos de carácter global -pertenecientes a doce países de los cinco continentes-, revela que las entidades financieras confían en poder cumplir con las cada vez más exigentes demandas de los distintos organismos supervisores.

El 90% de las entidades encuestadas asegura contar con un equipo de menos de 20 profesionales dedicados a las pruebas de estrés. Esta cifra es menos de la mitad con la que, de media, cuentan los bancos de Estados Unidos, que se han visto obligados a incrementar  sus equipos en los últimos años como consecuencia del aumento de las exigencias por parte de la Reserva Federal. La mayoría de los bancos encuestados han delegado en equipos pequeños la realización de esos ejercicios -un 39% estima entre 20 y 50 el número de profesionales adicionales que idealmente deberían incorporar-, y muchas entidades reconocen que los que tienen  no cuentan con todas las capacidades necesarias.

El informe, además de detectar una evidente necesidad de recursos por parte de los bancos, señala otras tres áreas de mejora: más implicación de la alta dirección, mayor integración de la información de las áreas de negocio con la áreas comerciales y que la información derivada de las pruebas de estrés sea útil para los bancos, a la hora de tomar decisiones de negocio.