Nueva Administración americana

Retos e impactos en los negocios

La elección del presidente Donald Trump supone un punto de inflexión en la política norteamericana. Tal y como anunció en su campaña, el nuevo inquilino de la Casa Blanca ha empezado a tomar medidas que implicarán cambios en numerosos ámbitos. También la economía y los negocios se verán afectados por las decisiones presidenciales. Por ello, las empresas necesitan conocer lo antes posible cómo será el nuevo escenario y, sobre todo, saber si están preparadas para afrontarlo.

La orientación de la nueva Administración americana hacia los recortes fiscales y la desregulación tiene implicaciones a largo plazo. 

Por ello, cabe plantearse algunas cuestiones clave: ¿Podrá conseguir Estados Unidos aumentar su productividad? ¿Podrá formar a la mano de obra del futuro con las capacidades que requiere? ¿Podrá crear una infraestructura física y digital capaz de impulsar una economía nacional más potente?

A corto plazo, no podemos subestimar los retos que supone convertir las promesas que se hacen durante el período de campaña en una política firme. A pesar de que la legislatura acaba de empezar y existen múltiples incertidumbres, en PwC analizamos las claves de la nueva Administración de Estados Unidos con el fin de entender los principales retos que tienen ante sí las compañías norteamericanas, pero también las empresas españolas que trabajan, invierten o se relacionan con Estados Unidos.

Reforma fiscal

En PwC estamos observando atentamente los movimientos de la nueva Administración en esta materia. En los últimos tiempos existe consenso sobre cómo afrontar las desventajas fiscales para los negocios en Estados Unidos como consecuencia de su legislación fiscal. Incluso antes de las elecciones, las demandas fiscales de la Unión Europea a las compañías americanas pusieron en marcha la reforma.

Las propuestas en materia tributaria que se están considerando pretenden hacer más que reafirmar la jurisdicción estadounidense. Una reducción de la fiscalidad a las empresas, junto a un endurecimiento de las normas relativas a los beneficios internacionales, podría liberar un capital considerable para invertir en Estados Unidos. Esto conlleva implicaciones para las cadenas de suministro y para los fabricantes debido a que las propuestas fiscales intentan fomentar una mayor producción norteamericana. Asimismo, también se esperan compensaciones.

En este contexto, las compañías tienen que prepararse para una revisión de la normativa fiscal internacional de los Estados Unidos, incluido un impuesto de repatriación obligatorio único sobre ingresos extranjeros no tributados de la multinacionales americanas. Además, conviene prepararse para una posible eliminación de numerosos créditos y deducciones fiscales para empresas.

Las Propuestas de Reforma Fiscal en Estados Unidos para 2017 - febrero 2017 Las Propuestas de Reforma Fiscal en Estados Unidos para 2017 - enero 2017

Reforma regulatoria

En materia de regulación, observamos que el presidente tratará de reducir las cargas a las empresas estadounidenses. Todo apunta a que Trump frenará la puesta en marcha de nuevas normas y eliminará leyes “inútiles e innecesarias”, así como aquellas que no estén relacionadas con la seguridad pública.

Mientras que la derogación completa de la regulación financiera post-crisis, como la Ley Dodd-Frank o la Affordable Care Act no es probable que se lleve a cabo, todo apunta a que las propuestas de Trump afectarán a la práctica totalidad del sector sanitario (para saber más sobre el impacto en esta industria, consulte nuestro Health Research Institute Research Center).

Además, esperamos que el mayor impacto en materia de regulación financiera vendrá de sus nombramientos en las agencias federales. Puede profundizar más sobre los aspectos regulatorios en nuestro informe Donald Trump’s victory: Ten Key Points.

En este escenario, es preciso prepararse y asumir que todo será algo más complicado antes de que todo sea algo más eficiente y de que la Administración pueda reducir las trabas burocráticas. Corregir regulación compleja y sistémica llevará tiempo y requerirá que las empresas se relacionen con sus reguladores de manera diferente.

Mejora de infraestructuras

La nueva Administración planea incrementar el gasto en infraestructuras, incluyendo carreteras, puentes y canales, para mejorar la competitividad económica de Estados Unidos y estimular la creación de empleo. Estos planes están tomando forma en un momento de transformación significativo del sector en el que las nuevas fuentes de financiación y la aplicación de nuevas tecnologías están cambiando lo que las empresas necesitan y esperan del sector.

El renovado enfoque en el estímulo fiscal a través del gasto en infraestructuras se puede atribuir a un gran cambio en la confianza en las políticas económicas globales. Los economistas a favor del estímulo buscan programas de inversión en infraestructuras bien estructurados como medio para provocar el crecimiento económico a corto y largo plazo, con un impacto inmediato entre los fabricantes nacionales.

En este ámbito conviene prepararse para medidas orientadas principalmente a proyectos de colaboración público-privadas y de financiación privada apoyada por créditos fiscales federales.

 

¿Qué opinan los ejecutivos norteamericanos?

¿Bajo la nueva Administración, a qué áreas está más orientada su compañía?

Fuente: Encuesta PwC a los ejecutivos de reporting financiero en el webcast del 4º trimestre de 2016  sobre los desarrollos actuales de contabilidad y reporting.

Estamos para ayudarte

En PwC trabajamos para asesorar a las compañías españolas valorando los riesgos derivados del posible cambio en la política arancelaria a las importaciones norteamericanas o  las consecuencias de la falta de apoyo a algunas industrias.

Asimismo estamos analizando las ventajas que podría generar la mencionada reforma fiscal para las empresas de nuestro país con presencia directa, y las oportunidades para los sectores queconstituyen las principales apuestas de Donald Trump: las infraestructuras, energías no renovables…

En todo caso, nuestros especialistas están a su disposición para tratar cualquier asunto relacionado con los cambios en la política de la nueva Administración americana y ayudarles a su adaptación. Puede dirigirse a nosotros a través de su contacto habitual o bien escribiendo a la siguiente dirección: marketingpwc@es.pwc.com

 

Información relacionada

Contacte con nosotros

Solicit@ más información

Email

Síganos en